por: Guillermo Rodriguez

Un “nuevo proyecto” ha iniciado en Correcaminos.

Tras la salida de Raúl “Potro” Gutiérrez de la dirección técnica, inicia una nueva etapa, ahora bajo el mando de Paco Cortéz.

Quien ha señalado que en el corto plazo será potencializar a los jugadores que tengan, a mediano, consolidarlos y, a largo, crear un modelo dentro de la estructura educativo y deportivo.

En teoría, se la jugarán con jóvenes, en la práctica, ya veremos.

La elección de los jóvenes será fundamental para el éxito de este proyecto.

Por años se había pedido oportunidad para los jóvenes, tal parece que ahora la tendrán. Esperemos que los elegidos estén a la altura de esta enorme oportunidad y responsabilidad.

Se habla de “repatriar” jugadores, pero deberán tener en cuenta el cómo y el por qué se fueron; algunos sí deberían tener esa oportunidad, otros no.

También se dejó algo muy claro, que los jóvenes tendrán que ganarse el lugar, no por ser jóvenes o tamaulipecos tendrán un puesto asegurado.

El trabajo del cuerpo técnico será detectar el compromisos de los jugadores jóvenes y que este pueda perdurar a lo largo del tiempo y no sólo las primeras semanas.

Ojalá y ahora se tenga tolerancia cero a la indisciplina y no dejen pasar dichos actos, esto para dignificar el rumbo del proyecto y de la institución.

El panorama luce desconocido, debido a que será un nuevo modelo de trabajo, está por verse qué tantos jóvenes estarán dentro del terreno de juego y qué tantos elementos de experiencia, pero podría darse una temporada cómo las que ha tenido Dorados, que, más allá de los resultados, lo que se buscará es foguear jugadores con miras a un futuro, un futuro que puede ser individual (vender jugadores) o colectivo (tener jugadores con experiencia en la división cuando se abra el ascenso).

A partir de este lunes inicia una nueva etapa con Cortéz, quien tendrá a su lado a Arturo Chávez y a Agustín Panuco Gómez, elementos que le aportarán mucho al timonel y que conocen bien a la institución.