Andrea Legarreta y Erik Rubín han formado una de las parejas más sólidas del espectáculo en México, y en medio de rumores de separación, la conductora y el cantante celebraron el pasado mes de abril 22 años de matrimonio. Sin embargo, para ambos no ha sido fácil sortear estas más de dos décadas de casados, así lo reveló la presentadora del programa Hoy . Durante una charla que sostuvo en el programa Con permiso , la también actriz reconoció que llegó un momento en el que pensó que la mejor solución a sus problemas era divorciarse debido a que hubo una temporada por la que atravesaron por varios conflictos.

Además, dejó en claro que esa opción no se tomó y que, junto a Erick , siempre busca la mejor solución posible en beneficio de todas las partes involucradas y así permanecer muy felices. Esto (su divorcio) se rumora desde antes de que nos casaramos”, dijo entre risas Andrea. “Desde antes de casarnos decían: ‘Corren las apuestas de a ver cuánto duran’. Porque la gente decía que éramos muy distintos, pero en realidad no, creo que en esencia somos muy parecidos y nuestra búsqueda en aquel entonces era la misma y ahora es la misma”. “Evidentemente hemos tenido broncas, sí. Hemos llegado a algún punto en esta historia larga en la que hemos dicho: ‘¿Qué onda?, ¿seguimos?, ¿no seguimos? ¿Vamos a terapia? ¿Vale la pena salvar esta relación?. Porque sabemos que al final del camino hay historias que por más que hayan sido grandes amores de repente se puede acabar el amor de pareja y continuar como familia”, agregó Legarreta . Martha Figueroa , bromeó sobre los problemas del matrimonio y aseguró que, seguramente, en la intimidad se perdonaban debido a que ambos son dos personas muy atractivas.
“Marthita sabe que me gusta la belleza, un hombre bien cuidado, pero te digo la verdad, ¿tú crees que 18 años después estás ahí arriba de él? Como diría José José, hasta la belleza cansa”, respondió Andrea. Además, llenó de elogios a Erik Rubín debido a todo el empeño que aplica en su trabajo con la finalidad de salir adelante y así ayudar al crecimiento de su familia. “Es una gran persona, es un gran hombre, es un gran esposo, trabajador sin parar, tiene muchas cosas que de pronto las mujeres quizá estamos buscando en la vida y está lleno de defectos, pero yo también”, añadió. El mes pasado, la pareja recurrió a sus redes sociales para felicitarse mutuamente por permanecer juntos durante más de dos décadas, al lado de sus hijas Mía y Nina Rubín , de 16 y 15 años, respectivamente.