La actriz Sofía Vergara ha conseguido una orden de alejamiento contra su último acosador, un hombre llamado Gregory Brown que llevaba meses hostigándola a ella y a su hijo Manolo. Como se desprende de los documentos judiciales que ha obtenido el medio TMZ, por el momento este instrumento de protección es temporal: su conversión en permanente dependerá de la conducta futura de este individuo.

La que fuera protagonista de la serie Modern Family aseguraba en su petición que el comportamiento de Brown se volvió muy “agresivo” tras varios intentos infructuosos de conocer personalmente a la estrella y a su único hijo. Se trata de un fan obsesivo que, en palabras de Vergara, tenía la “convicción delirante” de que mantenía una estrecha relación personal con la intérprete y su familia.

El acoso sufrido ha provocado en Vergara, de 51 años, elevados niveles de “ansiedad y estrés emocional”, así como un comprensible miedo por su integridad física y la de Manolo, de 32 años. Brown trató de contactar con la actriz en numerosas ocasiones desde el pasado julio, primero por medio de cartas y, en último término, infiltrándose en la comunidad privada en la que reside la colombiana.

ORDEN DE UN JUEZ

En una de esas misivas, en las que firmaba con el seudónimo Gangsta, Gregory Brown prometió a la actriz que la “vería y escucharía muy pronto”, en un tono que Vergara percibía como amenazante. Ahora, este acosador no podrá acercarse a más de 100 yardas (91,4 metros) de la celebridad y su familia: el juez también le prohíbe emprender cualquier tipo de contacto con ellos.