Por José Gregorio Aguilar

 Por considerar que se trata de un proceso bastante desarticulado, en el cual no ha habido claridad en la metodología, la asociación civil Mexicanos Primero reprobó el rediseño de los libros de texto que el gobierno federal, a través de la SEP, pretende realizar como parte de la reforma curricular que está preparando.

         El director de Difusión, Fernando Ruiz, que fue entrevistado  por este medio, agregó que no hay nada de claridad de cuál es el contenido que quieren cambiar en los textos ni cuántos libros pretenden modificar.

          “No tenemos claridad que es lo que están cambiando el año pasado hablaban de 16 libros modificaron luego decían 18m hace poco dijeron que se estaban modificando 97 títulos de libros de texto pero si tu revisas libros solo hay 44 títulos de libros de texto, es una danza de cifras y no está claro, no sabemos lo que está pasando exigimos claridad en la metodología en lo que se está cambiando y que se realicen los pilotajes antes de intentar implementarlo en el ciclo escolar 2022 2023”.

         Pero, además, no están partiendo de un diagnóstico para determinar qué es lo bueno y lo malo del anterior marco curricular que quieren modificar ni tampoco realizaron un programa piloto, es decir, una especie de ensayo antes de decidir implementarlo.

“Primero, no  cuenta con un diagnóstico de que es lo bueno y malo de los dos marcos curriculares vigentes que son los de 2011 y 2017 y dos, que no están contemplando la organización de pilotos para evaluar el impacto que tendrán estas modificaciones en las planeaciones y prácticas que los docentes tienen en las aulas”.

         El rediseño de libros de texto, desaparecer los grados escolares y la evaluación a los docentes son parte de una reforma curricular que la SEP está preparando para eliminar las reformas de administraciones de Peña Nieto y Felipe Calderón sin embargo es un proceso acelerado, confuso y riesgoso porque no está claro como pretenden implementarla ni se sabe nada de la actualización a la que tendrían que someterse los docentes.

          “Me parece que es un proceso que ha sido bastante desarticulado y desafortunado, no ha habido claridad en la metodología, no ha sido claro en la forma en que están utilizando o van a utilizar  o aprovechar las propuestas que les hicieron, se la han pasado en retórica, es una iniciativa política que ha sido utilizado mucho en términos retóricos me parece excesivo el uso del discurso ideologizado porque está ajeno a la realidad de las escuelas, las escuelas no tienen  problema alguno por conceptos neoliberales por decirte alguno de los excesos retóricos que dicen, ellos están por desarrollo de proyectos que construyan aprendizajes que tango necesitamos en los niños. Esta muy confuso, es un gran riesgo”.