“Deja que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida”, dijo Hipócrates. Desde la antigüedad, los humanos de todo el mundo han buscado en la naturaleza tanto combustible como sanación. La investigación moderna muestra que muchos de los alimentos y hierbas que la gente usaba originalmente como medicina, desde la jamaica sudafricana hasta la cúrcuma india y el chocolate oscuro panameño, ofrecen beneficios de salud al mejorar las defensas.

Trata de integrar algunos de estos remedios comprobados en tu estilo de vida, y come estos alimentos para vencer esas gripes invernales y otros males.

 1. PAPAYA

México. Esta fruta ayuda a la buena digestión, reduce la inflamación y tiene fuertes propiedades antioxidantes. La papaya fermentada —disponible en forma de polvo— es más que impresionante: se ha demostrado que reduce el estrés oxidante en las personas viejas y en aquellas con hipotiroidismo y enfermedades hepáticas. Y los estudios han hallado que puede disminuir los marcadores biológicos relacionados con el cáncer.

2. NARANJA

Florida. ¿Bótox natural? Aparte de ser una fuente rica de vitamina C, que mejora las defensas, las naranjas también ayudan a aumentar la provisión natural de colágeno en el cuerpo. Esta proteína mantiene la piel tersa y flexible, y fortalece el cabello y las uñas. El colágeno también ayuda a una digestión saludable, y algunos estudios han mostrado que alivia el dolor de articulaciones después de ejercitarse.

3. ARÁNDANO

Canadá. Estos pequeños frutos se han vuelto sinónimo de “antioxidantes” por una razón. Los estudios han mostrado que comer arándanos puede ayudar a reducir el daño al ADN, pues protegen potencialmente contra el cáncer. A la par, ayuda a disminuir los niveles de colesterol y mejorar la función cognitiva. Otros estudios incluso han mostrado que los suplementos pueden ayudar a los niños con la función ejecutiva, y a los adultos mayores, con la coordinación y destreza.

4. CHOCOLATE OSCURO

Panamá. El cacao contiene componentes llamados flavanoles que han sido relacionados con la salud cardiaca, y también podrían reducir el riesgo de diabetes. Un estudio del pueblo guna —tribu aislada en Panamá que bebe unas cinco tazas de cacao diariamente— mostró índices casi inexistentes de presión sanguínea alta. ¿Buscas copiar esto? Apégate al chocolate oscuro, que contiene dos a tres veces más flavanoles que el chocolate de leche.

5. CHAMPIÑÓN COMÚN

Francia. Fuente rara de vitamina D, los champiñones comunes ayudan a mantener fuertes los huesos. También son ricos en potasio y compuestos que pueden proteger contra enfermedades crónicas. Y un estudio mostró que el hongo podría ayudar a la gente a prevenir la aparición de la diabetes tipo 2. Si no lo has hecho, incorpóralos a tus alimentos.

6. GRANADA

Egipto. Estas frutas rosadas o rojas de múltiples semillas tienen un simbolismo profundo en muchas culturas. También se han usado por siglos por sus propiedades antibacteriales. Los egipcios antiguos usaban la fruta para tratar varias infecciones y gusanos intestinales. La investigación moderna sobre el jugo de granada muestra que puede ayudar a combatir virus como el de la gripe.

7. JAMAICA

Sudáfrica. La parte versátil de la planta se ha usado por siglos con propósitos médicos, desde combatir la presión sanguínea alta hasta tratar problemas hepáticos. Hay más de 50 especies diferentes de jamaica. A menudo se le remoja en agua para té, se le hace en jalea o se seca y dobla en masa para panquecitos y pan. Es uno de los mejores alimentos.

8. ALMENDRA

Irán. Estrellas sobresalientes de los frutos secos, las almendras son originarias de Irán. Aparte de ser fuentes buenas de proteína y fibra, tienen niveles altos de vitamina E, la cual contiene propiedades antioxidantes y protege a las células. También se ha demostrado que las almendras refuerzan el sistema inmunológico, dando una capa extra de protección contra enfermedades como la gripe.

9. CÚRCUMA

India. Por miles de años, esta especia de un anaranjado brillante se ha usado tanto por su sabor como para propósitos médicos. Su compuesto principal, la curcumina, le da a la cúrcuma sus poderosas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Un estudio mostró que la gente con colitis ulcerosa a quienes se les complementó su medicamento con cúrcuma, tenía más posibilidades de mantenerse en remisión. ¿Te sientes olvidadizo? Otro estudio mostró que agregarla a tus alimentos puede ayudar a la memoria.

10. MISO

Japón. Posiblemente hayas comido esta predilección japonesa en sopa, pero la pasta fermentada de frijol de soya también se le puede añadir a salsas, aderezos para ensaladas, tofu y platos de vegetales. Como el yogur, el miso contiene probióticos, las “bacterias buenas” que ayudan a la salud intestinal. También se piensa que ayudan en la salud cognitiva, incluido el aliviar los síntomas de la ansiedad y la depresión.