Hugh Grant aprendió hace algunos años que, si un cineasta no hace algo con el corazón, se nota. Descubrió que las películas que funcionan mejor y son más queridas son aquellas que realmente son hechas con intención por los directores.

Esto se aplicó a sus comedias románticas con Richard Curtis y a “Paddington 2”. Y está bastante seguro de que lo mismo ocurre con “Wonka”. La fastuosa película musical sobre un joven Willy Wonka (antes de Charlie, antes de la fábrica de chocolate) que llega a los cines este mes.

Al igual que las películas de “Paddington”, “Wonka” fue ideada por Paul King, un fanático de toda la vida de Roald Dahl, guionista y director, que según sus colaboradores bien podría ser Paddington con un traje humano. Con un querido grupo de actores, que incluye a Grant, Timothée Chalamet, Olivia Colman, Sally Hawkins, Rowan Atkinson, Keegan-Michael Key, Natasha Rothwell y Paterson Joseph, así como el recién llegado Calah Lane, sus vibrantes trajes y decorados y una energía contagiosa de show, “Wonka” se siente como un homenaje moderno a las producciones clásicas de MGM de la década de 1940.

Pero King no estaba tan seguro de “Wonka” al principio. Nadie en realidad, a excepción del productor David Heyman, cuyos créditos incluyen “Harry Potter”, “Paddington” y la película más importante del año, “Barbie”. A King le preocupaba que, como tantas otras “marcas”, una película del joven Willy Wonka fuera algo ideado en una sala de juntas con visiones de “12,000 películas y un programa de televisión”.

Luego regresó al libro, que había leído tantas veces cuando era niño que las páginas se le desprendieron. Esta vez no sólo encontró un gran personaje en Willy Wonka, un soñador extravagante y sin complejos con quien Dahl también parecía un poco obsesionado, sino también una gran revelación sobre su trabajo.

Me di cuenta de lo formativo que había sido Dahl sobre todo lo que me encanta de las películas familiares. Tienen personajes fantásticos, pero también tienen un corazón realmente palpitante”, dijo King. “Fue como, ¡oh!, esta es la nave nodriza”.

Y, con su coguionista de “Paddington 2”, Simon Farnaby, pasaría años trabajando duro en lo que llaman una pieza complementaria de “Charlie and the Chocolate Factory” ( “Charlie y la fábrica de chocolate”) de Gene Wilder.

Chalamet, el popularísimo actor nominado al Oscar por “Call Me By Your Name” (“Llámame por tu nombre”) y “Dune” (“Duna”), técnicamente no era un hombre que cantara y bailara (aunque la huella digital de su adolescencia contiene evidencia de lo contrario) cuando firmó para interpretar a Wonka. Pero King estaba convencido de que era la persona perfecta para equilibrar un lado “sincero” con uno “ridículo” gracias en parte a su memorable (y “muy buena”) actuación en “Lady Bird” de Greta Gerwig.

Esto fue un poco desconcertante para Chalamet, quien recién se enteró en el estreno en Londres. Para el actor, “Wonka” fue una oportunidad para hacer algo un poco diferente, a gran escala. También entiende que el público sea un poco escéptico ante cualquier versión nueva de un personaje querido, pero se siente reconfortado con algo que dijo Gerwig mientras hacían “Little Women” (“Mujercitas”).

Recordó que la directora le dijo “algo como: ‘A cualquiera que diga que se han hecho muchas versiones de esto, ya sabes, cuando se hace bien, nadie se queja’”, dijo. “Creo que Paul realmente lo logró aquí”.

Además, en “Wonka”, obtendría la bonificación del “desafío actoral clásico” de cantar y bailar.

No es necesariamente lo que está de moda en cuanto a actuación conductual y narración muy natural, pero cuando se hace bien, es muy divertido”, dijo Chalamet. “Y como miembro del público es algo muy generoso de recibir”.

Además de “Pure Imagination” y la canción Oompa Loompa de la película de 1971, Neil Hannon, líder de The Divine Comedy, escribió seis canciones originales, mientras que Christopher Gatelli (“Hail, Caesar!”) supervisó la coreografía.

Aunque Chalamet creció rodeado de bailarines (incluidas su hermana, su madre y su abuela) y había hecho musicales en su bachillerato especializado en artes escénicas, no apreció del todo el rigor exhaustivo de ello. También había protagonizado grandes secuencias de batalla, en la arena en “Dune” y lucido una armadura de cota de malla en medio del lodo en “The King” (“El rey”), también entrenó para “Wonka” durante meses, pero todavía no estaba completamente preparado para lo agotador que una “toma 13” de un número musical a gran escala sería.

Es muy modesto y creo que esa es una de las cosas buenas de él”, dijo King, quien ha comparado la voz de Chalamet con la de Bing Crosby. “Creo que es simplemente fantástico en la película”.

Los compañeros de reparto de Chalamet estaban asombrados de cómo podía estar comprometido con su oficio y al mismo tiempo era divertido trabajar con él.

Es difícil burlarse de él”, dijo Key, quien interpreta al jefe de policía. “Era un buen líder, como nos gusta decir en el negocio, el número uno en la hoja de llamadas… hay mucha responsabilidad”.

Colman estuvo de acuerdo y agregó que, si esa persona es “desagradable o difícil trabajar con ella, todos están descontentos”.

En “Wonka”, sin embargo, “todos estaban tremendamente felices… porque apreciaba lo que todos hacían, sabía los nombres de todos, siempre llegaba a tiempo, conocía sus diálogos y era amable”, dijo Colman, quien interpreta a la intrigante Sra. Scrubitt. “Me sentí un poco inútil en su presencia porque soy bastante torpe y me porto bastante mal en el set”.

Los decorados, supervisados por el diseñador de producción Nathan Crowley (“Interstellar”) también son algo grandioso para la vista. King quería que la ciudad pareciera “la mejor de Europa”. En total, construyeron más de 50 escenarios en tres estudios de sonido, un terreno y un hangar de aviones alrededor de Warner Bros. Studios Leavesden, además de varias locaciones en el Reino Unido, para darle a la película su sensación caprichosa pero arraigada. Lindy Hemming (“Paddington”) diseñó el llamativo vestuario.

Fue como si nos dieran el mejor tren del mundo para jugar”, dijo King.

Quizás el giro más inspirado de “Wonka” es el de Grant, un actor que se hizo mundialmente famoso por su atractivo físico, su encanto y sus protagónicos románticos, quien interpreta a un Oompa-Loompa.

King ya había presentado a Grant a una nueva generación de jóvenes que lo tenían como el actor fracasado Phoenix Buchanan en “Paddington 2″. Cuando estaba releyendo “Charlie y la fábrica de chocolate”, se le vino a la cabeza “la voz de Hugh” para esos pequeños trabajadores.

Son muy mordaces, satíricos y divertidos, pero tienen una verdadera ventaja… y se deleitan enormemente con la desaparición de estos niños”, dijo King. “Tuve esta visión de Hugh Grant, ya sabes, así de alto, con piel naranja y cabello verde. Y una vez que esa imagen te viene a la mente, tienes que intentar sacarla a la luz”.

En los últimos años, Grant ha cambiado su personaje principal romántico por papeles más excéntricos. Es lo que él llama la “etapa de espectáculo de fenómenos” de su carrera.

Eso es todo lo que puedo conseguir”, dijo.

Grant también se autoproclama un cascarrabias miserable, lo que dirá con cara seria, justo antes de decir algo completamente contradictorio. En sus entrevistas, que a menudo se vuelven virales, es ingenioso, irónico y regularmente poco confiable.

Si realmente piensa que “Las alegres esposas de Windsor” es una obra de teatro terrible, si realmente le gusta sembrar la miseria en cada set en el que está o si su familia realmente quiere que deje de actuar porque lo pone demasiado de mal humor, son verdades que sólo él lo sabe. Algunas son bromas obvias, otras están en entredicho.

Sin embargo, cuando habla de King y “Wonka”, y que todo sale del corazón, algo se desvanece.

Una de las cosas que hizo que esas comedias románticas que hice con Richard Curtis funcionaran, aparte del hecho de que él es muy bueno escribiendo comedia, fue que lo decía en serio. A él realmente le importaba el amor y siempre se estaba enamorando, desenamorando y quedando traumatizado por ello. Pero lo dijo en serio”, dijo Grant. “Paul King quiere decir todo esto. El mensaje de Paddington y el mensaje de esta, ya sabes, la familia importa, la gente con la que compartes tu chocolate. No es un lema trillado y añadido. Viene de su corazón”.

Y es fácil creer que Grant, por muy miserable que sea, en realidad también lo dice en serio.