Este lunes 20 de mayo el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, publicó en el Diario Oficial de la Federación y presentó ante medios, empresarios, clase política y sociedad, el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, donde marca la Visión de ascender a “Un México donde cada quien pueda escribir su propia historia de éxito y sea feliz».

El Plan Nacional de Desarrollo 2013 – 2018 proyecta, en síntesis, hacer de México una sociedad de derechos, en donde todos tengan acceso efectivo a los derechos que otorga la Constitución.

Aquí se traza los grandes objetivos de las políticas públicas y se establece las acciones específicas para alcanzarlos. Se trata de un plan realista, viable y claro para alcanzar un México en Paz, un México Incluyente, un México con Educación de Calidad, un México Próspero y un México con Responsabilidad Global.

Se impulsa un federalismo articulado, partiendo de la convicción de que la fortaleza de la nación proviene de sus regiones, estados y municipios. Asimismo, promueve transversalmente, en todas las políticas públicas, tres estrategias: Democratizar la Productividad, consolidar un Gobierno Cercano y Moderno, así como incorporar la Perspectiva de Género.

Se incluye por primera vez dentro del PND 2013 – 2018, indicadores que reflejen la situación del país en relación con los temas considerados como prioritarios para darles puntual seguimiento y conocer el avance en la consecución de las metas establecidas y, en su caso, hacer los ajustes necesarios para asegurar su cumplimiento.

De acuerdo a la nota del Periódico Excelsior, en el documento dado a conocer por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y vigente a partir del 20 de mayo, el jefe del Ejecutivo detalla los objetivos, metas, estrategias y prioridades contenidos en dicho Plan, los cuales regirán la actuación de las dependencias y entidades de la administración pública federal:“…Precisa que las dependencias deberán llevar a cabo las acciones necesarias para poner en consideración y aprobación del Presidente de la República los programas sectoriales, regionales y especiales. Refiere que los programas especiales referentes a las estrategias transversales establecidas en el PND 2013-2018 deberán estar listos a más tardar el último día hábil de agosto de 2013.A su vez, añade, los programas sectoriales tienen como plazo el 16 de diciembre de 2013, en tanto que para los programas regionales y especiales la fecha límite es el último día hábil de abril del siguiente año[…]

Indica que las entidades someterán los programas institucionales a aprobación del titular de la dependencia coordinadora de sector o, en el caso de que no estuvieren agrupadas en un sector específico, a la SHCP, para publicarlos en el DOF a más tardar el último día hábil de abril próximo […]La dependencia subraya que los programas sectoriales, así como los especiales referentes a las estrategias transversales, establecerán objetivos estratégicos y transversales, respectivamente, alineados y vinculados con el PND 2013-2018.

Reitera que los programas regionales, especiales e institucionales, así como los presupuestarios correspondientes, deberán contribuir al cumplimiento de los objetivos estratégicos que se establezcan en los programas sectoriales […]Menciona que las dependencias y entidades públicas federales establecerán los mecanismos necesarios para la coordinación que, en su caso, corresponda con los distintos órdenes de gobierno y la concertación con los diversos grupos sociales y los particulares, a fin de contar con su participación en la consecución de los objetivos del Plan […]

Asimismo, darán seguimiento, con base en indicadores, a los resultados de sus acciones e informarán a la Secretaría de Hacienda para que el Presidente de la República informe a su vez al Congreso de la Unión los resultados de su ejecución […] Así, añade, la SHCP emitirá, dentro de los 20 días posteriores a la entrada en vigor de este decreto, los lineamientos con base en los cuales se dictaminarán y se dará seguimiento a los programas derivados del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

La Secretaría de Hacienda también publica el contenido del PND 2013-2018, logrado gracias a la realización de 44 foros, que junto con 231 páneles de discusión, sumaron 275 acciones de consulta en los que participaron 48 mil 527 personas […] De esta manera, en conclusión el PND 2013-2018 establece su objetivo general, sus cinco metas nacionales como son: México en Paz, México Incluyente, México con Educación y Calidad, México Próspero y México con Responsabilidad Global. Asimismo, define las tres estrategias transversales: Democratizar la Productividad, Gobierno Cercano y Moderno, y Perspectiva de Género…”

Por lo visto, el presidente Enrique Peña Nieto continua sorprendiendo a propios y extraños, a tirios y troyanos, que en lo referente a cabildeos, políticas públicas, manejo político, es un experto en la materia. La Agenda del presidente es hasta la fecha digna de pulcritud y experiencia.

Así, gracias al manejo político que ha imprimido a través de su gabinete político y de seguridad, encabezado por Miguel A. Osorio Chong, se acordaron desee el arranque de la administración los cabildeos del “Pacto por México, entre las tres principales fuerzas políticas del país. Además, a través del su gabinete económico y financiero, dirigido a través del economista Luis Videgaray Caso, se han concertado avanzadas medidas de corte económico, que se han reflejado en las reformas Laboral, Telecomunicaciones y los avances de la reforma Financiera y la Hacendaria.

Solo falta el ingrediente principal que requieren todos los Planes de Desarrollo, que han resultado en otras administraciones en rotundos fracasos. Esto es, se requiere saber el ¿Qué?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿Dónde?, Por qué?, ¿Para qué? Y ¿Para quién? Aquí se funda la verdadera fórmula del éxito o el error, ya que siempre estos planes tienden a ser una Carta de Buenas Intenciones.

Un aspecto fundamental en economía, es saber si el gobierno de Peña Nieto, está dispuesto a cambiar el desgastado y fracasado modelo económico neoliberal, que solo ha servido a ser una fábrica de muchos pobres y un milagro de pocos pero muy ricos empresarios y políticos mexicanos. Todos deseamos saber qué pasará con las propuestas de nuevos y más impuestos, de subsidios a las MiPyMes y al campo, a la pesca, bosques y minería, el desarrollo social, educativo y de salud, vivienda y seguridad en empleos formales. Lo demás suena a más demagogia y buenos deseos. Por eso deseamos saber cuánto costaran los programas y a quién serán dirigidos, saber si realmente se apoyarán a los ciudadanos pobres de a pie, y se terminarán con las castas políticas económicas…