Ahora que se manejan los cambios inminentes en la rectoría de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), este martes se anuncia una Asamblea universitaria, donde seguramente se darán las pautas de la sucesión.

Se resalta que como en pocos tiempos, nuestra universidad surca tiempos de avances sociales, académicos e investigación inéditos, que hacen de esta sucesión una tersa alfombra sembrada de acuerdos y reconocimientos.

Como claro ejemplo de estos avances, ayer se dio a conocer que a través del Centro de Investigación y Desarrollo en Ingeniería Portuaria, Marítima y Costera (CIDOPORT), la UAT cuenta con una sólida infraestructura y recursos humanos de alto nivel para la prestación de servicios al sector energético del país.

El director del CIDIPORT, Sergio Jiménez Hernández destacó que la administración del Rector José Ma. Leal Gutiérrez ha fortalecido los proyectos que impulsa este centro ubicado en la Facultad de Ingeniería del Campus Tampico-Madero, y que oferta múltiples servicios y soporte de ingeniería en diversas partes del país.

“El CIDIPORT realiza proyectos con el sector energético asociados a servicios de ingeniería, que dan soporte a las capacidades para la explotación de los recursos y la remediación de los impactos de esta actividad”. La reciente adquisición de un buque oceanográfico, permitirá a la UAT enfocar estudios para conocer la capacidad del medio ambiente marino del Golfo de México, y que dará soporte a la actividad petrolera tanto de exploración como de explotación del potencial de recursos de esta zona.

Otro proyecto de excelencia universitaria, lo constituye el Centro de Gestión del Conocimiento, donde el pasado 3 de septiembre el Rector recibió a los empresarios del centro del estado, encabezados por el Presidente de la COPARMEX en Ciudad Victoria, Miguel de la Torre Villalobos, a quienes agradeció la entera disposición de vincularse permanentemente con la UAT, lo que permite a la casa de estudios contribuir en el desarrollo económico y social de la entidad.

José Ma. Leal reiteró a los miembros de la COPARMEX el ofrecimiento de la Universidad para colaborar en las iniciativas de este organismo empresarial con la aportación de conocimientos y experiencias de los universitarios en el desarrollo de proyectos empresariales, tecnológicos y productivos.

El Rector acompañado por el Secretario de Extensión y Vinculación, Juan Salinas Espinosa, ofreció a los empresarios un recorrido donde constataron la infraestructura del Centro de Gestión del Conocimiento, además de los servicios multidisciplinarios y de ingeniería que impulsa la UAT en su modelo de Universidad-Empresa-Gobierno.

Luego del recorrido, el presidente de la COPARMEX-Victoria, Miguel de la Torre, agradeció al Rector la invitación para conocer las instalaciones universitarias, y los proyectos que aquí se impulsan, “es un centro de primera categoría con tecnología de punta, que muestra el trabajo que ha estado haciendo la UAT con dependencias como PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad”, resaltó el directivo.

Dijo que con la UAT hay un convenio base firmado hace ocho años en que se han impulsado proyectos de innovación tecnológica, por lo que este encuentro, dijo, permitirá abrir nuevas oportunidades de colaboración. Al mismo tiempo, ratificó la confianza de los empresarios en la UAT, de su capacidad de servicios y la calidad y experiencia que tienen sus egresados.

Por otra parte, en la UAT se viven tiempos de solvencia administrativa, lo que le permite no aumentar las cuotas de inscripción de sus alumnos y llevar una labor ejecutiva con finanzas sanas y su sistema de pensiones solventado a largo plazo.

Por una parte, con la implementación de procesos electrónicos, la UAT facilita a los estudiantes realizar desde cualquier sitio el trámite de inscripciones, por medio del sistema en línea y el pago directo en instituciones bancarias.

Así el Secretario de Finanzas de la UAT, C.P. Enrique Etienne Pérez del Río, comenta que este procedimiento se ha fortalecido con el Sistema Integral de Información Administrativa (SIIA) en el cual se ha ampliado el ancho de banda solventándose la atención a la demanda de este servicio.

Reiteró que en este ciclo escolar que arrancó en agosto de 2013, no hubo incremento a los costos de inscripción, al igual que se ha mantenido desde el 2011, pues una de sus políticas es proteger la economía de las familias y los alumnos.

Dijo que mediante el sistema en línea los alumnos no necesitan acudir a sus escuelas, ya que tienen acceso al portal de servicios (www.academico.uat.edu.mx) que les presenta los pasos a seguir, eligen sus materias de acuerdo al plan curricular, reciben su ficha y concluyen el proceso de reinscripción en cualquier institución bancaria.

Aclaró que solamente los alumnos de nuevo ingreso, son quienes tienen que hacer su inscripción en la facultad o unidad académica por el medio tradicional, pero también tienen que hacer el pago en el banco. Ninguna facultad maneja dinero, todo se hace por la red financiera del país y todo se integra en un solo pago, lo que ha simplificado el proceso.

Finalmente, el rector presume que la UAT tiene un óptimo manejo de recursos económicos resultante de una mezcla de dinero que proviene de la federación (60 por ciento) y del gobierno del Estado, (40 por ciento), más ingresos que genera la propia institución por la venta de servicios y asesorías a empresas comerciales, nacionales y extranjeras.

El presupuesto anual en números redondos es de tres mil doscientos millones de pesos, 27 por ciento de los cuales son generados por la misma Universidad por su vinculación con empresas como PEMEX, CFE, particulares y de otros países, que pagan por servicios prestados por los universitarios.

La UAT cuenta con un fideicomiso por tres mil millones de pesos etiquetados para cubrir las necesidades de todas las escuelas a través de los intereses bancarios que son cobrados puntualmente.

También tienen un fondo de pensiones por mil trescientos millones de pesos, números cerrados, igualmente intocables por los candados impuestos y por las auditorias permanentes que practican cuando menos once organismos fiscalizadores diferentes, internos y externos.

Todas estas medallas, permiten a nuestra máxima casa de estudios manejar una sucesión tranquila y concertada, que seguramente se cristalizará por medio de la unidad y la madurez con las que ahora se caracteriza, desde aquí un sincero reconocimiento a su rector, por que cierra la universidad con grandes avances…