Por José Gregorio Aguilar

El delegado del IMSS en Tamaulipas, Federico Héctor Marín Martínez, advirtió a los detractores, que es muy prematuro afirmar, a ocho meses de gestación, que el programa IMSS Bienestar fracasará, como sí ocurrió con los anteriores programas de acceso universal a la salud en México.

Recordó que cuando el IMSS nació en tiempos de Ávila Camacho no lo querían, a los médicos había que convencerlos para que trabajaran en él y hoy por el contrario ningún mexicano podría estar de acuerdo con que desapareciera.

Dijo que todas las instituciones de salud colaboran para atender a los tamaulipecos, pero en el caso del IMSS Bienestar es una entidad diferente al Seguro Social ordinario, por lo que explicó que el Hospital de Madero atenderá a pacientes de régimen ordinario y los de IMSS Bienestar serán atendidos en el Hospital Canseco, por lo que los servicios no se saturarán.

Marín Martínez precisó que hoy la Constitución, en su Artículo cuarto, garantiza el acceso a la salud, por lo que se está ya consolidando y cristalizando, luego de que desde hace varios años se ha manejado un sistema de acceso universal a los servicios médicos.

«Sigue habiendo IMSS, sigue habiendo ISSSTE y hoy ya se cuenta con un sistema que sí garantiza la atención a las mexicanas y mexicanos, el IMSS Bienestar, y en el cual como en anteriores administraciones eso se viene a librar ya no hay un cobro, ellos van a tener acceso a medicamentos, tratamientos».

Sostuvo que el nuevo organismo se regirá por reglas claras como las del IMSS, y como está naciendo es muy pronto para cualquier pronóstico y todavía hay que dejarlo madurar.