Por Grecia Lizeth Gomez Olivas y Heidy Itzel Quevedo Olivo alumnas de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Tamaulipas

La razón por la que el candidato Arturo Diez de Movimiento Ciudadano no simula en este análisis es porque se encuentra muy por debajo en las encuestas en comparación con los candidatos Villarreal y Verástegui.

César “El Truko” Verástegui

El candidato de la alianza “Va por Tamaulipas” comienza por presentarse ante el auditorio como una persona humilde, un hombre de familia, trabajador, cuyos orígenes están en el campo por lo cual a lo largo del debate puntualiza que él conoce al pueblo, se retrata como alguien a quien se le puede ver como un igual y que está al tanto de cuáles son las principales preocupaciones de la población tamaulipeca. Menciona que los valores, el carácter, la experiencia y su trabajo son lo que lo impulsan en su candidatura; e incita a la población a conocerlo y apoyarlo.

A lo largo de su intervención dedica tiempo para hablar de su persona y las razones por las que la población debería de confiar en él. Enfatiza su experiencia ocupando cargos públicos para darle mayor peso a sus propuestas y compromisos.

Con relación a esto, una de sus propuestas para el Desarrollo económico y Empleo es el aprovechar los mismos recursos del Estado, es decir, apostar por los cruces fronterizos, aeropuertos, puertos marítimos, cruces ferroviarios y la misma frontera con Estados Unidos, resolver los problemas que aquejan a las 7 regiones de Tamaulipas: escasez de agua, agricultura, gas, ingreso per cápita bajo y falta de inversión extranjera. Prometiendo potenciar el ámbito turístico, industrial y comercial del Estado. Y brindar un fideicomiso de 10 mil millones de pesos para apoyar al emprendimiento.

En tema de Salud promete implementar un programa de telemedicina para atender a la población necesitada virtualmente y dar abasto a toda la población; así como la creación de hospitales de tercer nivel y un hospital universitario con los insumos, aparatos y especialistas adecuados para que los tamaulipecos no tengan que salir del Estado en busca de un servicio de calidad. Reprochó la falta de medicamentos en el Estado y el pésimo servicio de instituciones como el IMSS e ISSSTE.

Lo que no mencionó, fueron sus propuestas en relación con la Seguridad pública o brindar algún tipo de información que fuera más allá de hacer alusión a los años y momentos más difíciles por los que ha pasado Tamaulipas en tema de inseguridad y el gran trabajo que debe hacerse para garantizar la seguridad comenzando con la depuración y especialización de la policía estatal.

En cuanto a las réplicas hacia los otros dos candidatos, Verástegui se expresó de manera muy precisa y con comentarios contundentes. Dejando entre ver su desacuerdo y debatiendo ideas. Por otro lado, al expresar sus propios compromisos lo hacía de manera muy pausada y medida, hacía falta mayor seguridad en su manera de expresarse para captar la atención y hacer entender sus ideas principales.

En la estructura del discurso (cualitativamente) tiene un enfoque que da valor y énfasis a su trabajo y su persona a la vez que pinta una imagen donde Tamaulipas puede ser un lugar que no se divide por colores y donde se actúa con humanidad. El nerviosismo en su comportamiento no verbal se trasladaba a su discurso ya que prefería decir lo que estuviera pensando a seguir un guion, por lo cual diversas dudas planteadas en el debate quedaron sin respuesta de su parte.

El orden del discurso fue sencillo, pero fue ambiguo ya que no dio información que fuera de beneficio para la sociedad, en cuestión de recursos y seguridad (de los mayores problemas del Estado) no respondía con claridad y enfocaba la atención en los otros candidatos mediante represalias. La narrativa de su discurso fue el miedo y la negatividad que atraviesa Tamaulipas.

Américo Villarreal

El candidato de la candidatura común “Juntos hacemos historia en Tamaulipas” comienza su mensaje planteando un ofrecimiento de un gobierno de cambio, de esperanza y con futuro, cuyo único fin es el servir al pueblo, propone un gobierno que atiende a mujeres, jóvenes y a adultos mayores por igual, cercano, honesto, que entiende los problemas de la población y busca resolverlos. Se dirige a la audiencia en segunda persona por lo que su mensaje se percibe directo e íntimo; al mismo tiempo, hace un llamado a la acción invitando a los tamaulipecos a trabajar en conjunto con él para obtener un Tamaulipas con bienestar, justicia y paz.

Se notaba certero en su habla, gesticulando con sus manos dando sentido de seguridad a sus palabras, no obstante, en ocasiones se le mostraba trabas cuando expresaba sus propuestas, así mismo se enfocaba más en estas mimas, que, en los ataques de los contrincantes; repetía constantemente la frase “Este 5 de junio te pido tu voto”, lo que deja entrever que el candidato se apegaba a su discurso, aunque cabe aclarar que al igual que sus oponentes solía tartamudear en ciertas partes de sus propuestas, por su parte, divagaba en sus respuestas ante las incógnitas de cómo se iba dar solución a los problemas que enfrenta el Estado. El candidato se inclina hacia los valores y principios de la verdad y honestidad en su difusor dentro de las propuestas. Su participación fue contundente gracias a su discurso plano y directo, es decir, dijo lo que tenía que decir sin desviarse del punto principal (dar a conocer sus propuestas e incitar a los votantes a elegirlo).

Dentro del Desarrollo económico y Empleo, Villarreal propone que todos los sectores económicos de Tamaulipas (el turismo, empresas, la pesca, el campo) se reactiven, traer inversiones y generar trabajo para las mujeres y jóvenes recién egresados. Su compromiso es generar oportunidades para todos. Y Crear programas sociales y emprendimiento.

En cuanto al sector salud el candidato comentó que la salud será una prioridad y derecho para todos como lo establece la Constitución. Cuyo objetivo es la inclusión total para todos. Ajustándose a los programas estatales y no desviar los recursos a espacios que no requieren comprobación de gastos.

En el sector de Seguridad pública propuso frenar la delincuencia, no permitir abusos de la autoridad, dar un aumento salarial para los policías, formar policías que sirvan a la gente y destituir a quien viole la ley, tener cero impunidades, seguir generando becas y procurar el bienestar social.

En cuanto a su comportamiento escénico y corporal, el candidato suele mover las manos para expresar y reforzar sus palabras en las propuestas. En la estructura del discurso se maneja con un enfoque directo (Villarreal se dirige directamente a la audiencia con palabras como “juntos”), expone sus ideas de manera clara, pero demostrando ambigüedad en el tema de la inseguridad. El tono empleado por él es calmado y fuerte lo que lo ayuda a transmitir seguridad en su habla e ideas. La narrativa de su discurso fue la esperanza.

¿El debate cumplió su objetivo?

Los candidatos dedicaron la mayoría de su tiempo a lanzar ataques entre ellos en lugar de exponer sus objetivos como candidatos y dar respuestas claras a las interrogantes que les hacían en el debate, y por supuesto, brindar información relevante que ayude a los tamaulipecos a formar una decisión sobre a quién destinarle su voto el próximo 5 de junio.

Tenían muy claros los puntos negativos que necesitan atención en el Estado, pero fueron muy pocas las propuestas objetivas que daban una verdadera solución y cambio, tanto Verástegui como Villarreal optaban por presentar un panorama positivo de promesas que acabaran con dichos problemas; dándole mayor valor al trabajo en equipo para generar un verdadero cambio en Tamaulipas.

Ambos utilizaron un tono fuerte al expresarse con ánimo positivo, pero se percibió que dejaron fuera puntos clave en sus discursos que habrían sido de interés público. Mostraron inseguridad ante algunos cuestionamientos como lo es la relación del crimen organizado con la política y sus reacciones ante las réplicas fueron serias y buscaban refutar ideas constantemente.