El celular es uno de los dispositivos más usados tanto por adultos como por menores. Se ha convertido en un elemento tan utilizado como la ropa o los zapatos. Sin embargo, con su uso permanente se generan muchas dudas en torno a su efecto en la salud.

Hay estudios que sugieren que el uso la utilización excesiva ocasiona un efecto similar al de algunas drogas que generan adicción. De acuerdo con un estudio publicado en la revista científica Frontiers in Psychology, cuando estos dispositivos se usan con prudencia, pueden incluso estimular la cognición humana.

Sin embargo, los científicos también han determinado que los hábitos actuales de uso de teléfonos celulares que tienden a ser por largos períodos, tienen un impacto negativo y duradero en la capacidad de los usuarios para pensar, recordar, prestar atención y regular las emociones.

La investigación titulada “Negative Effects of Mobile Phone Addiction Tendency on Spontaneous Brain Microstates: Evidence From Resting-State EEG”, indica que la prevalencia de la adicción al teléfono móvil (AMP) ha aumentado rápidamente en los últimos años y ha tenido cierto impacto negativo sobre las emociones como por ejemplo, la ansiedad y la depresión; y también incide en las capacidades cognitivas como el control ejecutivo y memoria de trabajo.

Precisan los científicos, que a nivel de los circuitos neuronales, el aumento continuo de la actividad en las regiones del cerebro asociadas con la adicción conduce a adaptaciones neuronales y cambios estructurales. Además, los síntomas de abstinencia pueden provocar algunas emociones negativas.

Con respecto al tema, una publicación de la Universidad Marcelino Champagnat indica que uno de los efectos psicológicos más comunes del uso por largo tiempo de estos sispositivos móviles es el trastorno de adicción a Internet, más conocido como IAD.

“Este genera anormalidades en la integridad de la materia blanca en las regiones cerebrales que involucran la creatividad y el procesamiento de emociones, atención, toma de decisiones y control cognitivo”, precisa la mencionada institución.

Pereza mental

Los efectos en la memoria de los teléfonos inteligentes se generan porque se trata de aparatos que hacen que el cerebro no trabaje demasiado para obtener información, a diferencia, por ejemplo, de cuando se lee un libro, lo cual permite que la persona genere con la mente las imágenes descritas en la lectura, a diferencia de cuando se ve un video. La consecuencia de esto, según los análisis científicos, es que no se retiene el conocimiento.

Otros análisis han determinado que con los teléfonos inteligentes no se hace necesario memorizar un número de teléfono, por ejemplo, o usar un mapa para orientarse, lo que provoca una dependencia excesiva de este dispositivo, lo que puede derivar en pereza mental.

Los investigadores también informaron que evitar usar la mente para resolver problemas puede tener consecuencias sobre el envejecimiento.

La Universidad Marcelino Champagnat refiere un informe de la operadora británica Sky Broadband, el cual reveló que un 51 % de dos mil usuarios encuestados afirmó sufrir ansiedad, enfado o tristeza al no poder revisar sus correos o entrar a sus redes sociales debido a problemas técnicos.

Padecimientos físicos

Adicionalmente, se dice que los dispositivos tecnológicos, incluidas las tablets, pueden generar padecimientos físicos entre los que se encuentran el síndrome del túnel carpiano y el ojo seco, así como trastornos psicológicos como el cibermareo, el síndrome de la vibración fantasma y fobias.