Desde hace poco más de dos décadas, los celulares empezaron a llegar a la vida de millones de personas en el mundo. Este invento, que revolucionó la comunicación de los seres humanos, también trajo consigo transformaciones en varias de las dinámicas de muchos y asta en la salud.

Con el paso del tiempo, estos dispositivos se han hecho mucho más pequeños y portátiles, por lo que es muy fácil llevarlos a todos lados e incluso utilizarlos en espacios como la cama, el carro y hasta el baño.

Aunque son dispositivos que parecen ser milagrosos, al brindar la posibilidad de conectarse con el mundo, lo cierto es que también son peligrosos para el ser humano, ya que contienen componentes que cuentan con radiación y suponen un problema para la salud.

¿Es malo dormir con el celular cerca de la cama?

El Instituto Nacional de Cáncer de EE. UU., aseguró que los cánceres de encéfalo y del sistema nervioso central son los que causan mayor preocupación, pues son los que más podrían presentarse tras el uso de este dispositivo.

Los investigadores aseguran que hubo un aumento notable en los casos presentados en Estados Unidos en esas dos patologías específicas.

Otro estudio impactante es el que hizo la Agencia Internacional de Investigación Sobre el Cáncer, llamado Interphone. En este aseguraron que el aumento de casos de gliomas ha aumentado debido a estos dispositivos.

Pese a ello, anteriormente el riesgo era mucho más elevado, pues los celulares estaban en constante cercanía con el área de la cabeza y muy cerca al cerebro. Con las nuevas dinámicas, ahora los humanos solo mandan mensajes y pocas veces llaman, por lo que ya no tienen estos dispositivos con radiación tan cerca. Además, las nuevas tecnologías han permitido eliminar este tipo de energía en los celulares.

Aunque el cáncer ya no es el principal problema, lo cierto es que estos dispositivos siguen influyendo negativamente en la salud de las personas que lo utilizan. El insomnio es una de las patologías que ha desencadenado.

Los expertos recomiendan desconectarse del celular una hora antes de dormir, usarlo en modo silencio y dejarlo a una distancia considerable de la cama. Pueden ser unos 2 o 3 metros.