El suspenso y la acción reinarán en las salas de cine mexicanas a partir del jueves 3 de agosto, con el estreno de una de las películas más esperadas del verano: Megalodón 2: El gran abismo.

Han pasado cinco años desde que Megalodón llegó a los cines y se convirtió en un éxito sorpresa en la taquilla, recaudando más de 530 millones de dólares en la taquilla mundial. Como era de esperar, el éxito de la película dio lugar a conversaciones sobre una posible secuela.

Ahora, contra todo pronóstico, el público pronto podrá sumergirse en otra aterradora aventura en las profundidades marinas.

Jason Statham y el ícono de la acción mundial y Wu Jing, lideran a un audaz equipo de investigación durante una inmersión exploratoria en las profundidades más hondas del océano.

Su viaje se convierte en un espiral de caos, cuando una operación minera malintencionada amenaza su misión y les obliga a librar una arriesgada batalla por la supervivencia. Enfrentados a megs colosales y a implacables saqueadores del medio ambiente.

MÁS SUSTOS

La filmación comenzó según lo planeado a finales de enero de 2022 en Leavesden Studios, propiedad de Warner Bros., a las afueras de Londres. Continuó allí hasta mayo antes de cambiar a lugares al aire libre, presumiblemente en Asia.

El productor Lorenzo di Bonaventura compartió: “Esta vez, tendremos más sustos, un poco más de carnicería dentro y fuera del agua, dos actores mundialmente populares como Jason Statham y Wu Jing, algunos nuevos miembros del reparto, más acción… y más megs”.

La cinta ha sido dirigida por Ben Wheatley y cuenta con el guion de Erich Hoeber y Dean Georgaris. El largometraje está basado en The Trench: Meg 2, novela de Steve Alten.

¿QUÉ ES UN MEGALODÓN?

El megalodón (que significa ‘diente grande’) fue el tiburón más grande de todos los tiempos, y uno de los peces más grandes que han existido, con un peso de hasta 50 toneladas y más de 18 metros de longitud, que lo hacía unas tres veces mayor que el tiburón blanco actual.

Se calcula que su mandíbula abarcaba 2.7 por 3.4 metros de ancho, lo que significa que podía tragarse a dos personas adultas juntas.

Se calcula que la fuerza de la mordedura del megalodón era tres veces mayor que la del T. Rex.