Kourtney Kardashian reunió este fin de semana a un sinfín de amigos y familiares en su casa de Los Angeles para celebrar la inminente llegada de su cuarto retoño, fruto de su matrimonio con el músico Travis Barker.

La estrella televisiva, madre ya de tres hijos con su ex Scott Disick, no reparó en gastos para deleitar a sus invitados con una jornada de domingo inolvidable, ya que ella misma organizó un baby shower inspirada en los personajes y películas de la factoría Disney.

En su cuenta de Instagram, la celebridad aparece enfundada en un ajustado vestido con estampado de serpiente y un complemento indispensable para la ocasión: una diadema con las orejas del famoso ratón Mickey. Pero la decoración no se limitó a esos clichés. De hecho, los asistentes al evento -entre los que se encontraban Kris Jenner, madre de la socialité, y sus hermanas Kim y Khloé- fueron recibidos por un coro de cantantes enfundados en coloridos trajes de barbero, al más puro estilo de Mary Poppins y disfrutaron de aperitivos y bebidas claramente inspirados en el mundo de fantasía creado por la multinacional.

El futuro papá, Travis no quiso perderse la celebración a pesar de haber contraído el Covid, lo que le llevó a cubrir su rostro con dos mascarillas y mantenerse a una distancia prudencial de la gente.