Sophie Turner y Joe Jonas acordaron temporalmente que sus hijas permanecerán en Nueva York, luego de que la actriz demandara al cantante por retención de menores debido a que el músico se llevó a sus hijas a Estados Unidos sin su autorización.

De acuerdo con los documentos obtenidos por People, Turner y Jonas acordaron temporalmente mantener a sus hijas (Willa, de 3 años, y otra menor, identificada en presentaciones judiciales anteriores como D., de 14 meses) en NY mientras resuelven los asuntos legales de su separación, por lo que el 3 de octubre tendrán una reunión antes de que se lleve a cabo el juicio.

Las partes han acordado la entrada de la Orden de Consentimiento Provisional propuesta adjunta, sin perjuicio de los reclamos y defensas de cualquiera de las partes, que prohíbe la remoción de los hijos de las partes de las jurisdicciones de los Tribunales de Distrito de los Estados Unidos para los Distritos Sur y Este de Nueva York en espera de una nueva orden de este Tribunal”, refiere el texto legal.

La orden de consentimiento provisional establece que la expareja debe mantener a sus hijos en los distritos sur y este de Nueva York, que incluyen la ciudad de Nueva York, Long Island y el Valle de Hudson, pero si se viola la orden el tribunal tiene derecho a “tomar o hacer que se tomen medidas conforme a la ley federal o estatal, según corresponda, para proteger el bienestar del niño involucrado o para evitar que el niño siga siendo removido”.

Este arreglo llega después de que la estrella de Juego de Tronos exigiera que Jonas regresara a las niñas, pues en Navidad de 2022 habían acordado que las hijas serían criadas en Inglaterra porque el país tiene más seguridad.

La denuncia contra Jonas pedía “la restitución inmediata de los niños sustraídos o retenidos injustamente” desde el pasado 20 de septiembre. Poco después de que Turner presentara su denuncia, Jonas emitió un comunicado disputando sus afirmaciones y diciendo que creía que los dos habían llegado a un acuerdo para trabajar en un plan de crianza compartida.

La expareja se casó en 2019 después de casi tres años de relación. En el momento de su separación, cada uno publicó un comunicado conjunto en sus cuentas de redes sociales anunciando el fin de su matrimonio de cuatro años “de manera amistosa”. Legalmente, Joe solicitó el divorcio a Sophie citando diferencias irreconciliables.