El pasado lunes 25 de agosto, Demi Lovato compartió en Instagram unas fotografías con sus fans, y les expresó algunas reflexiones acerca de sus problemas alimenticios del pasado.

Acereca de una de las fotografías, Lovato expresó: “En esta foto puedo verme los huesos de la cadera, me da mucha tristeza haber desperdiciado tantos años avergonzada de mi cuerpo, cuando pude haber vivido una vida feliz de una manera saludable como lo hago hoy. En cambio, en la última foto (el que usó en la entrega de los Video Music Awards), con ese vestido rojo me siento hermosa y gozosa por el amor y el apoyo de mis fans, amigos y familia”.

Lovato ingresó en una clínica de rehabilitación en 2010, para tratarse problemas de bulimia y anorexia.

 ejb