CIUDAD DE MÉXICO.-El gobierno de México y el de Uruguay se vieron confrontados ayer luego de que se dieran a conocer las declaraciones que el Presidente José Mujica hizo a un medio extranjero sobre la crisis que atraviesa el país por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

El Presidente uruguayo declaró para la revista Foreign Affairs -una revista de gran impacto internacional que trata a profundidad los temas del mundo y está dirigida a líderes de opinión-, que da la sensación, por los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, que México es “una especie de Estado fallido”.

El mandatario, uno de los más reconocidos de la región, señaló que los poderes públicos “están perdidos totalmente de control, están carcomidos”. “Lo mejor de México está obligado, caiga quien caiga, le duela a quien le duela y tenga la consecuencia que tenga, a aclarar este asunto, porque a raíz de este episodio surgieron cosas laterales, como la aparición de tumbas que no estaban. Quiere decir que hay más muertos que no están ni siquiera reclamados. Entonces la vida humana es menos que la de un perro”.

En la entrevista publicada por Foreign Affairs Latinoamérica, Elías Camhaji, productor editorial, cuestionó al mandatario: –Como usted sabe, México vive un episodio muy complicado con la desaparición de los 43 estudiantes en Ayotzinapa. Usted vivió en carne propia la represión política, estuvo 14 años preso. Me gustaría saber qué piensa al respecto del caso de los estudiantes desaparecidos. –Es terrible –responde el mandatario–. Es terrible que se caiga en ese tipo de cosas. A uno le da una sensación, visto a la distancia, que se trata de una especie de Estado fallido, que los poderes públicos están perdidos totalmente de control, están carcomidos. Es muy doloroso lo de México. Yo apelo a que México reaccione en su ética y en su moral.

La publicación comenta que la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapa ha sido uno de los episodios más oscuros de la historia de México. “La indignación y la tristeza han dejado una huella profunda que ha trascendido las fronteras del país y las voces que claman verdad y justicia se han hecho escuchar en el resto de Latinoamérica y el mundo”.

Camhaji comentó al Presidente que en Montevideo pudo ver muchas muestras de solidaridad de la sociedad uruguaya. “Uno se da cuenta en los grafitis de las calles y hablando con la gente. Creo que ha sido muy importante el apoyo internacional para exigir una solución”, le dijo. “Nosotros lógicamente pensamos que sí –responde el mandatario–. Que siendo un problema mexicano, tiene un nivel que ya traspasa lo de México. Es un problema de la humanidad. Son cosas que en el mundo de hoy no deberíamos permitir, porque la civilización que tenemos tiene muchísimos defectos, pero el progreso y la marcha de esa civilización no tiene que atar las manos. Hay cosas que no se pueden permitir. Estas cosas podrían ser en el medioevo, pero no pueden ser en el mundo de hoy”.

“Es muy difícil que esto suceda en una sociedad moderna, porque además no es ninguna lucha política, es corrupción de cabo a rabo. Es todavía peor que la dictadura, porque las dictaduras, siendo feroces, por lo menos tienen un enfoque que pretende ser político. Esto es corrupción, esto es un negocio, es plata”, concluye Mujica.

 

Rechaza SRE declaraciones de Mujica

Luego de que diversos medios difundieran las declaraciones del mandatario, la Secretaría de Relaciones Exteriores, emitió un comunicado donde reaccionó con “sorpresa y rechazo categórico ante algunas de las consideraciones vertidas en dicha entrevista”. “Respecto de los comentarios vertidos por el Presidente de Uruguay en una revista latinoamericana, la Secretaría de Relaciones Exteriores expresa su condena y dolor por lo acontecido en Iguala, Guerrero”, detalló la SRE en un comunicado.

La dependencia informó que ya citó al Embajador de Uruguay en México para abordar el tema. Además señaló que también se comunicó con la Cancillería uruguaya luego de los señalamientos de Mujica.  Luego de que el gobierno mexicano fijara su postura, el mandatario uruguayo emitió un comunicado donde expresó: “ante la tragedia que representó el secuestro de los 43 jóvenes estudiantes de Ayotzinapa su solidaridad con México, su sistema político y su gobierno” y manifestó confianza “en el capital político que reside en sus partidos y sus instituciones democráticas, en sus antiguos cimientos históricos, para enfrentar los desafíos actuales”.

Mujica recordó “los profundos lazos de amistad que han unido históricamente y que unen en el presente a Uruguay con México, con sus instituciones y su pueblo” y por ello consideró que “la tragedia que sufre nos golpea a todos” y añadió: “no podemos ser menos que solidarios con el pueblo mexicano y con su sistema político, incluyendo a su gobierno”. “Ninguno de nosotros puede sentirse completamente ajeno a los dramas que afectan hoy a los mexicanos y a otros países centroamericanos”, agregó.

Para José Mujica, “las crudas noticias que nos llegan sobre las consecuencias del narcotráfico en países como Guatemala, Honduras y ahora México, nos gritan una verdadera lección de dolor que bien puede mostrar nuestros propios peligros futuros”. Reiteró que “no son, ni serán, estas naciones, estados inocuos o fallidos, porque tienen cimientos históricos de naciones precolombinas, tienen capital político en sus partidos y en sus decisiones democráticas, que están por encima de sus vicisitudes de hoy”. Mujica consideró que “naciones que están bombardeadas con una metodología comercial sin escrúpulos, dispuesta a todo, cuya consigna es plata o plomo, y que maneja cuantiosos recursos económicos”. “Centroamérica toda paga el costo de ser un puente clandestino hacia el gran mercado que no solo consume