Por José Gregorio Aguilar

El Gremio Nacional de los Trabajadores de la Educación (GNTE) se pronunció por implementar un programa de tutorías y clases de refuerzo para recuperar el aprendizaje perdido o apoyar a los alumnos con mayor rezago.

El nivel de atraso educativo de los alumnos con respecto a los planes y programas de estudio se podrá conocer solo hasta que se recupere al cien por ciento la presencialidad y también una vez que inicie el próximo año escolar.

“Yo creo que hasta este curso debieran con el compromiso de los maestros que siempre lo habrá de poder recibirlo en el siguiente grado y trabajar de inicio en el siguiente curso como corresponde tratando de reponer lo faltante de aprendizaje con el que lleguen los niños del grado anterior”.

Al respecto, el dirigente del GNTE, Homero Polito, mencionó que aunque es cierto que muchos niños no cumplieron con todos los compromisos escolares  mientras se proporcionó la educación a distancia, además de que otros  tomaron clases virtuales solo de manera intermitente, en este ciclo escolar no debe haber reprobados.

De hecho y hasta ahora la SEP establece que ningún alumno debe ser reprobado sin embargo, de lo que se tiene que hablar ahora es del futuro inmediato, como el hecho de cómo se atenderá ese rezago y a aquellos alumnos que estando en el mismo grado muestren mayor atraso académico que sus compañeros.

“Hasta ahorita la autoridad dice que no debe haber reprobados porque precisamente la irregularidad en cuanto a la manera de otorgar la educación sigue siendo de manera disímbola en un lugar y otro.