Por José Gregorio Aguilar

La Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) se pronunció por auditar al programa  la Escuela es Nuestra el cual maneja dinero  para trabajos de rehabilitación y mantenimiento de las escuelas de nivel básico.

Luis Arturo Solís, presidente de la Unión, dijo que a este programa le ha faltado transparencia sobre el manejo del dinero además de que durante el año pasado, muchos planteles, por la pandemia,  prácticamente estuvieron abandonados y se encuentran en deficientes condiciones por lo que no se explica en que se gastaron los recursos que supuestamente iban dirigidos a mejorar la infraestructura.

De hecho, recordó que La Escuela es  Nuestra recibió observaciones de parte de la Auditoría Superior de la Federación porque no se ejercieron   cerca de 14 mil millones de pesos.

“Hemos visto que la Auditoria Superior  de la Federación hizo  observaciones a la escuela es nuestra y sabemos que el año pasado, porque así lo dijo la propia maestra Delfina Gómez, que  había 14 mil millones de pesos o menos pero había opacidad, un subejercicio porque no se aplicó ese dinero por la cuestión de la pandemia”.

Aseguró que múltiples escuelas de todo el país tienen serios problemas porque sus instalaciones ya están deterioradas y ocupa que se les brinde atención para lo cual se requieren muchos recursos.

Y por último, afirmó que tan importante es el mantenimiento y rehabilitación de los planteles como ampliar el horario de clases para recuperar el aprendizaje perdido durante estos dos últimos años de pandemia, por lo que, resumió, se requieren presupuestos suficientes para ambas necesidades.

“Sabemos que hay muchísimos planteles con deficiencias en su infraestructura pero no pueden tapar un hoyo destapando otro que sería el de afectar los derechos fundamentales de niños y adolescentes”.