Por José Gregorio Aguilar

La secretaria de Educación Lucia Aimé Castillo Pastor dio a conocer que la dependencia canceló la relación contractual a 12 personas que no estaban laborando en el centro de trabajo al que fueron adscritos.

“Se estilaba hablar de aviadores yo he insistido mucho con ustedes en eliminar esa palabra porque no describe propiamente la situación, hay mucha gente que estaba en condición de desubicación en su lugar de adscripción con respecto a su centro de pago”.

Destacó que en esos casos ha habido flagrancia y se trata de gente que no logró justificar su trabajo en alguno de los centros educativos donde se supone que deberían de estar por lo que se tuvo que aplicar la ley al rescindir su contrato.

“Ha habido casos en los que hay flagrancia y ha tenido que llegarse a cancelación de la relación contractual, pero hemos seguido en el proceso, no hemos violentado derechos y, cuando se ha comprobado que realmente no se está viendo una participación de las personas de formas responsables en sus trabajos, aplicamos exclusivamente la Ley, ha habido la separación de algunos, en 18 meses 12 recisiones”.

Se trata de meter orden en la Secretaría, es decir, si alguien incumple como en cualquier trabajo, precisó, se procede conforme a lo que establece la Ley.

“En el gran universo que tenemos de 48 mil trabajadores necesitas si o si tener participación individual, es un acto de orden, tiene que haber la colaboración de todos, no es un tema que solamente se pueda resolver por decreto y consciencia creemos en el cómo se está gobernando”.

Entonces, agregó, y como pudiera ocurrir en cualquier empleo, si alguien incumple más de tres días consecutivos hay una normatividad que se tiene que aplicar respecto al procedimiento que se sigue para que exista una sanción; esto sucede no solo en el sector educativo sino también en la administración pública y en la Iniciativa Privada.

Cuando inició esta administración, hace mas de 18 meses, se tenían identificadas a más menos mil personas que estaban bajo el esquema de no estar participando en un centro escolar, lo que se hizo, explicó Castillo Pastor, fue cambiar la forma de pago, que no es suspensión, simplemente se “obligó” a que las personas se reportaran personalmente y explicarán donde se encontraban laborando.

“Lo que hicimos fue, para poder identificar donde estaban, hicimos un cambio de forma de pago que no es suspensión de pago, es importante decirlo, el 98 por ciento de la gente recibe su salario por dispersión a través de una transferencia bancaria a sus cuentas y, lo que haces para poder identificar que hay alguien que no está participando en un centro escolar cambias su forma de pago de dispersión a cheque para que se acerquen y nos de claridad cuál es su condición”.

Dejó en claro que la gran mayoría de los trabajadores, gradualmente, pudieron justificar su condición.

Reiteró que lo único que se hizo en la SET fue meter orden, ya que había gente relacionada con una función en otro espacio físico, pero no estaba reportándole a la persona que en ese momento era su superior jerárquico que él estaba devengando en otro espacio, lo que hicimos, sostuvo la funcionaria, es llamar al orden a todos los que participamos, para garantizar la relación laboral con la dependencia educativa y que la función sea útil para la educación.