Las tropas rusas han bombardeado masivamente en Lysychansk, una ciudad estratégica en la región oriental del Donbás, denunció Kiev, la víspera de una cumbre europea que podría otorgarle a Ucrania el estatus oficial de candidato a la Unión Europea.

«El ejército ruso bombardea masivamente con cañones, misiles, bombas aéreas, lanzamisiles… Destruyen todo», dijo Serguéi Gaidai, gobernador de la región de Lugansk, en el centro de los combates.

Ubicada en la cuenca minera del Donbás, objetivo prioritario de Moscú actualmente, Lysychansk está en el visor principal del ejército ruso, que ya ocupa gran parte de la ciudad vecina de Severodonetsk.

Severodonetsk, dijo, vive «un infierno», después que «durante cuatro meses todas nuestras posiciones estuvieron bajo el fuego total (…) de todas las armas que tiene el ejército ruso».

Estas urbes, separadas por el río Donets, son el principal reducto de resistencia ucraniana en la región de Lugansk. Las tropas rusas llevan semanas intentando rodearlas y se están haciendo con localidades a su alrededor.

En Lysychansk, un ataque ruso dejó un enorme boquete en la comisaría de policía y dañó un bloque de apartamentos cercano, según periodistas de AFP en el lugar. Las autoridades reportaron que 20 agentes resultaron heridos.

El martes por la noche, en su discurso diario, el presidente Volodimir Zelenski acusó también a Rusia de un bombardeo «brutal y cínico» en la región nororiental de Járkov, donde murieron 15 personas, según su gobernador.

«El ejército ruso es sordo ante la razón. Simplemente destruye, simplemente mata», afirmó.