El mandatario de Rusia, Vladimir Putin, ofreció una disculpa al primer ministro de Israel, Naftali Benet, debido a los comentarios que realizó su ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, quien aseguró que Adolf Hitler tenía sangre judía.

Así lo confirmó el presidente a través de un comunicado expedido desde la oficina de prensa, donde detalló además que el ministro se mostró agradecido por retractarse de los comentarios.

“El primer ministro aceptó la disculpa del presidente Putin por los comentarios de Lavrov y le agradeció haber aclarado la visión del mandatario sobre el pueblo judío y la memoria del Holocausto”, declaó Putin.

Lavrov afirmó que por las venas de Adolf Hitler corría sangre judía, además señalar que los peores antisemitas eran judíos.

Tales declaraciones provocaron la reacción del ministro israelí quien calificó a las mismas de “imperdonables e inaceptables” y exigió a los organismos rusos a pedir una disculpa.

Las declaraciones mencionadas ocurren durante una situación de tensión entre ambas naciones debido a los ataques realizados por Rusia a Ucrania, pues el estado israelí ha mantenido una postura tibia para no enturbiar la alianza estratégica que ambas naciones tienen en Siria.

Por otro lado, el titular de Exteriores israelí apoya a Ucrania para la evacuación de civiles en la planta de Azovstal, de la ciudad de Mariúpol, donde se estima que han muerto más de 20 mil civiles.