A través de un estudio, un grupo de investigadores de los Servicios Preventivos en EU señaló que la ingesta diaria de aspirina con el fin de reducir el riesgo de un ataque cardíaco ya no debería ser recomendable en los adultos mayores.

El doctor John Wong, miembro de Servicios Preventivos advirtió:

El uso diario de aspirina puede ayudar a prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en algunos, pero también puede causar efectos adversos graves, como hemorragia interna

Como recomendación, los especialistas señalan que personas entre 40 y 59 años que se encuentren en situación de riesgo deberán consultar la ingesta de aspirina previamente con su médico, con el fin de evaluar si es conveniente comenzar con el tratamiento.

Problemas cardiovasculares, causa número uno de muertes en México

La aspirina ha sido utilizada durante décadas para el dolor y la fiebre y al ser disponible sin receta médica es de fácil acceso, además se considera una opción conveniente y barata para ayudar a quienes corren el riesgo de tener problemas cardíacos graves.

En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2020 se registraron 1 millón 86 mil 94 muertes en el país, y del total la principal causa de muerte es por enfermedades cardiovasculares.

Con la revelación del estudio significaría un cambio radical que afecta a millones de personas que han llevado el tratamiento para prevenir las enfermedades relacionadas al corazón, y que desde 2016, el Servicio Preventivo recomendó la ingesta de aspirina a personas de 50 años en adelante con un riesgo del 10% de un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Si bien, estudios previos del Servicio Preventivo demostraron que tomar una dosis baja de aspirina a diario reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón, esta nueva investigación señala que hacerlo también conlleva el grave riesgo de posibles hemorragias en el estómago, los intestinos y el cerebro, y este riesgo aumenta con la edad.

Cabe señalar que el estudio aún no es una declaración definitiva y esta sujeta a un periodo de debate entre la población, sin embargo, los especialistas recalcaron que la recomendación sobre la ingesta del medicamento no aplica a personas que ya hayan sufrido derrame cerebral o un ataque cardíaco.