Quizá no reconozcas el término fatiga menstrual. Pero si te preguntamos si te sientes más cansada cuando tienes la regla, seguro que dirás que sí. O, si a ti no te ocurre, seguro que conocerás a alguien que sufre este cansancio durante la menstruación. ¿Por qué ocurre? Existen causas hormonales, orgánicas, a veces puede deberse a déficits de nutrientes. Lo importante es saber identificarla y determinar cuándo hay que acudir al médico. Vamos a analizar junto a Intimina, especialistas en salud íntima de la mujer, las causas que provocan esta fatiga menstrual y qué puedes hacer para sentirte con más energía.

Factores hormonales, la causa fundamental

Entre los motivos más comunes que provocan este cansancio, se encuentran las alteraciones hormonales. En concreto, las de las hormonas femeninas: estrógeno y progesterona.

El estrógeno es una hormona anabólica, y el anabolismo es un proceso de construir algo. Requiere energía, por lo que tus niveles de energía están al máximo. Cuando el estrógeno empieza a bajar, la progesterona comienza a aumentar lentamente. La progesterona es una hormona catabólica, y el catabolismo simboliza que las moléculas se descomponen, por lo que este proceso hace que tu cuerpo descanse.

Inflamación y calambres

Constituyen otra de las causas que provocan la fatiga menstrual. Durante el periodo, se produce un aumento de los agentes que causan inflamación. Al combinarse con la alteración en los niveles hormonales, aparecen los calambres, que son frecuentes en las mujeres en periodo fértil cuando tienen la regla. Estos pueden llegar a ser tan fuertes, que pueden llegar a producir mareos y fatiga.

Tus niveles de hierro también afectan

Otra de las razones que pueden explicar por qué te sientes tan cansada cuando tienes la regla es la anemia. La menstruación va acompañada de pérdida de sangre y si tu flujo es abundante puede provocar anemia. Cuando hay anemia, el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos, que son los que transportan el oxígeno a todas las células del cuerpo, por lo que puede desembocar en fatiga.

Síndrome premenstrual

Ocurre en el 85% de las mujeres que tienen la menstruación y, algunas mujeres tienen una sintomatología tan fuerte que puede resultar, incluso, incapacitante.  A esto se le llama trastorno disfórico premenstrual (TDPM) y sus causas son desconocidas. Puedes sentirte fatigada y tener síntomas como irritabilidad, ansiedad, desesperación, cambios de humor, problemas de sueño, entre otros.

¿Cómo controlar la fatiga menstrual?

En primer lugar, evalúa la gravedad de los síntomas, cuánto duran y cuánto te afectan, e intenta contrarrestarlo con hábitos saludables.

  • Dieta. Los hábitos alimenticios saludables te harán sentir bien. Los alimentos con mucho azúcar provocan un aumento de los niveles de energía, pero el descenso es intenso. Por lo tanto, comer verduras, beber mucha agua y ser regular con las horas de las comidas es lo mejor para estos casos.
  • Ejercicio. Se trata de que incorpores rutinas de ejercicio a tu día a día, no importa cuáles. Puedes salir a dar un paseo, hacer yoga o incluso añadir ejercicios de alta intensidad como el running o el ciclismo.
  • Salud mental. Aunque requiere mucho trabajo, la salud mental es esencial para la salud física. Para ayudarte en este campo, puedes dedicarle unos minutos de tu día a meditar o relajarte.
  • ¿Cuándo hay que acudir al ginecólogo?

    Siempre que aparezca un cansancio del que no te recuperes, alteraciones en el ciclo menstrual, sangrados entre reglas, mareos o cualquier otro síntoma, como un dolor que te incapacita, debes acudir al médico. Algunas enfermedades pueden afectar a la menstruación. Es el caso de los problemas de tiroides, la anemia severa, o el síndrome de ovario poliquístico.