Al ex presidente, Vicente Fox Quezada, lo tacharon de ser un presidente que dejó endeudado al país, que no dejó cuentas claras y que solo benefició a unos cuantos, como a la familia Bribiesca. Sus críticos, no lo bajaron de torpe. De ignorante.

A Felipe Calderón Hinojosa, se le criticó por su fallida estrategia de seguridad y por haber militarizado al país. En consecuencia su guerra sin sustento alguno dejó miles de muertos. En su momento, los priístas le dieron con todo, incluyendo el propio Enrique Peña Nieto.

¿Pero que han hecho los del actual grupo en el poder, durante los 120 días que han transcurrido desde que llegaron a los pinos? ¿Cuáles han sido  los resultados de la presidencia de la república?

Absolutamente nada diferente. Todo ha sido lo mismo. El ejército sigue en las calles, no hay empleos dignos y bien pagados y por el contrario la percepción es que estamos peor que antes.

El peñismo pinta para ser peor que los dos sexenios anteriores. Es un gobierno que se perfila autoritario y prepotente. Pretende centralizar el poder. Situaciones como el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo y el mayor control de los gobernadores, son signos premonitorios.

Hablando de prepotencia, que les parece el caso de “la lady de PROFECO”, o cuando la hija del Presidente nos llamo a los mexicanos, “proles”. Estas  son las chicas “bien” del sexenio. Mal educadas  por sus padres. Discriminadoras.

Hace falta quien le haga contrapeso a esta nueva monarquía priísta en México. El  PRD y el PAN, se han quedado muy cortos en lo que deberían de representar, como oposición al gobierno.

Sus dirigentes naciones, Gustavo Madero y Jesús Zambrano, no han hecho nada más que doblar las “manitas” y posar para la foto con el Secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong.

Hacen falta sujetos como Andrés Manuel López Obrador. Dirigentes políticos que hagan contrapeso desde la oposición. Hasta ahora no se ve ninguno.

Peña Nieto y su gobierno, necesitan a alguien que los critique, que les haga ver que no pueden hacer lo que les plazca con el país.

Las redes sociales están rebasando a los periódicos y a la televisión en esta tarea. La del internet, es una sociedad que no perdona los errores. Le están pidiendo al Presidente, la cabeza del titular de PROFECO en el país. ¿Se las entregará?