Por Sergio Rivas

Recientemente, conductores de los microbuses han estado haciendo pequeños paros para protestar por un aumento en el costo del pasaje que han estado pidiendo durante años y no se los han autorizado. Los dueños de las unidades solicitan subir la tarifa $3 pesos, pues mencionan que necesitan ajustar sus precios en relación con el aumento del precio del combustible.

A pesar de las peticiones que han realizado, esta petición se les ha sido negada durante algunos años, por ello los choferes han empezado a hacer pequeños paros como protesta ante la falta de resolución a este conflicto.

Esta medida ha llegado a afectar a usuarios, quienes requieren de estas rutas para poder llegar temprano a sus trabajos y escuelas. Imagina estar parado durante una hora en tu parada habitual, esperando la unidad que debería pasar en el tiempo que estás acostumbrado. Sin embargo, esta no muestra señales de llegar a tu lugar, ocasionando retardos significativos para tu lugar de destino.

Algunas personas tuvieron que optar por elegir tomar un Uber o Didi, evidentemente afectando sus bolsillos con gastos mayores que no llegaban a contemplar. Pero por otro lado, están aquellos que no tienen la economía para poder darse el lujo de pedir uno de estos servicios, ¿qué otra opción le queda a la población que lo único que requiere es un sistema de transporte público funcional?

Mientras los choferes siguen alegando que necesitan un aumento en la tarifa para poder solventar sus gastos en combustibles, usuarios del transporte dan la contra mencionando que las unidades ni siquiera están en buenas condiciones como para exigir una paga mayor. Y es que, si bien es cierto, basta con subirse a cualquier ruta de microbús en la ciudad para darse cuenta de las condiciones tan deplorables en las que tenemos nuestro transporte.

Mientras encargados y choferes siguen dialogando para buscar una solución a su inconformidad con los precios, tal vez sea buena opción comenzar a replantearnos otras alternativas de transporte público para implementar en la ciudad.