Por José Gregorio Aguilar

Debido a que muchos municipios del país  como Victoria registran temperaturas calcinantes que superan los 40 grados centígrados, es necesario revisar que  las instalaciones escolares sean adecuadas para que los alumnos puedan soportar el agobiante calor y con ello evitar complicaciones a la salud de la población infantil.

Para ello se requiere que la estructura educativa, también estén al pendiente de prevenir riesgos a la salud de los niños, ya que aparte del Covid, durante la temporada de calor se registran padecimientos como  la deshidratación, golpe de calor y la intoxicación por consumir alimentos en mal estado.

El Gremio Nacional de los Trabajadores de la Educación (GNTE) que dirige Homero Polito, solicitó a la Secretaría de Educación Pública, y a sus homólogas en cada una de las entidades, a que giren instrucciones a las comunidades educativas para que comprueben que los salones estén bien ventilados y que haya suficiente ventilación en cualquier espacio cerrado que tenga el plantel.

Y muy importante, precisó el líder magisterial del GNTE, que revisen las instalaciones eléctricas y el cableado para garantizar que fluya bien la  energía eléctrica y los aparatos que requieren de la misma para funcionar.

“Solicitamos que sigan revisando las fallas estructurales que puedan tener las escuelas de todo el país, también el equipamiento y cableado para la energía eléctrica pues en este tiempo de calor, que algunas escuelas no cuenten con energía eléctrica les provoca problemas adicionales”.

De la misma forma se tiene que comprobar que los centros educativos cuenten con techumbre o, en su caso, alguna malla que proteja a los niños de los fuertes rayos solares que a ciertas horas del día caen con mayor intensidad.

Cabe recordar que durante la presente temporada de calor,  ciudad Victoria, al igual que Monterrey, son ciudades que han sido  consideradas como las más calurosas del país al registrar temperaturas superiores a los  41 grados centígrados.