Por Staff

Entre otras acciones solicita que las niñas y niños puedan convivir con sus madres, reciban la vacunación y atención pediátrica necesaria, educación inicial y cuenten con espacios adecuados para su desarrollo.

La Mesa Directiva del Congreso del Estado recibió una Iniciativa para que en los centros penitenciarios de la entidad, se respeten y salvaguarden los derechos humanos de las hijas e hijos de las madres privadas de su libertad que se encuentren al interior de los mismos.

El promovente de este Punto de Acuerdo giró el exhorto a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, y entre otras acciones solicita que estos menores puedan convivir con sus madres, gocen de una alimentación nutritiva y apta para su edad, reciban la vacunación y atención médica pediátrica necesaria, educación inicial y cuenten con espacios adecuados para su desarrollo.

Lo anterior en términos de lo previsto en el artículo 10 de la Ley Nacional de Ejecución Penal, ya que de acuerdo al Informe Especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre las Mujeres Internas en los Centros de Reclusión de la República Mexicana, la situación que viven es completamente difícil, pues existe una terrible violación a sus derechos humanos.

En la Iniciativa se destaca desde un contexto legal, de acuerdo con la Corte lnteramericana de Derechos Humanos y su informe, denominado «Enfoque de Género en Materia de Mujeres Privadas de su Libertad», hay 19 mil niños y niñas en el mundo que viven con sus madres en la cárcel.

Asimismo que a la fecha, ni el sistema internacional o el interamericano han acordado normas que guíen las circunstancias para justificar que un niño o una niña viva en prisión con su madre, y las aplicadas a nivel nacional varían de manera importante, aunque la mayoría va vinculada a la edad del menor.