Por José Gregorio Aguilar

  Para la Unión Campesina Democrática (UCD) no hay mucho entusiasmo de parte de los propietarios de los llamados autos chocolate por regularizar sus unidades.

          Jorge Sobrevilla, dirigente estatal, explicó que eso se debe, en parte, a la serie de modificaciones que ha tenido el decreto lo que dejó la percepción de que este proceso se hizo sin pies ni cabeza, o dicho en otras palabras “al ahí se va”.

          Porque aunque legalizar, a un costo económico,  la estancia de los vehículos extranjeros irregulares que circulan por territorio mexicano ha sido una añeja demanda, en realidad no es el beneficio que se esperaba

          Recordó que los vehículos cuya serie empieza con letra no serán regularizados, como tampoco podrán beneficiarse del decreto aquellos que están registrados en Repuve y que se regularizaron en la franja fronteriza.

“Siguen entrando vehículos eso que iban a cerrar aduanas no es cierto, de hecho realmente hay muchos vehículos que se van a quedar fuera de la legalización hay gente que no tiene interés en regularizarlos”.

          Añadió que al gobierno federal no le ha preocupado  emprender una campaña masiva de información dirigida a los dueños delos chocolate quienes siguen acudiendo a las organizaciones como UCD en busca de información.

          Muchos otros simplemente no se han acercado a realizar los trámites para regularizar sus unidades, ya sea porque quizá piensan que habrá más  cambios al Decreto  o porque así se sienten cómodos

          “Se está legalizando un 30 o 40 por ciento por lo mismo porque no hay solicitud en proceso de regularización,  mucha gente desconoce y al final de cuentas andan cómodos en sus vehículos americanos o sea no hay una invitación o convocatoria real de gobierno para que la gente se acerque”.