Por Gregorio Aguilar

La Iglesia Católica actual  enfrenta un gran reto: acercarse a los jóvenes y adolescentes, escucharlos y acompañarlos para hacerlos sentir parte de la comunidad cristiana.

En la época actual y con los avances tecnológicos de los que se dispone, es  muy importante recurrir a las redes sociales como plataformas fundamentales para evangelizar y tener más acercamiento con la juventud, aún y cuando no todos los clérigos las explotan al cien por ciento, manifestó el Obispo Oscar Tamez Villarreal.

“Definitivamente las redes sociales son las nuevas plataformas hablando en sentido religioso son los nuevos areópagos donde hay que estar”.

En el contexto de crisis vocacional que se vive en el mundo, en el cual son pocos los jóvenes interesados en estudiar sacerdocio, es igual de importante caminar con y entre ellos; en otras palabras, no esperar a que los jóvenes vayan a la Iglesia sino que la Iglesia vaya a ellos, según textualizó el líder religioso.

 “De hecho nos lo presenta el Papa en el documento conclusivo al sínodo de los jóvenes;  hay que estar donde están los jóvenes, hay que hablar el lenguaje que hablan ellos entonces no hay que tener miedo a acercarnos y caminar con ellos y entre ellos”.

De acuerdo con el Obispo de la Diócesis de Victoria, los desafíos que presentan las nuevas generaciones son mucho mayores que antes; ahora la juventud tiene muchas cosas en que ocuparse: quiere estudiar, superarse y sueños que cumplir y ahí es donde tiene que estar la Iglesia, resumió Monseñor Tamez Villarreal.

“Tenemos un gran desafío que es acompañar a los jóvenes hoy los desafíos que nos presentan los adolescentes y jóvenes son mucho mayores, los jóvenes por la dinámica de la escuela y su deseo de superación y pues los sueños que ellos tienen eso nos plantea a nosotros como iglesia”.