Por José Gregorio Aguilar

La escasez de agua es un problema que no parece tener fin, por el contrario, el escenario es desalentador y al parecer el gobierno municipal no ha encontrado la solución a esta crisis hídrica y el programa de tandeo que por primera vez se implementó en la capital del Estado ha sido un fracaso total desde la primera vez, aseguró el presidente de Pro Agua Victoria Ubaldo Martínez.

Es de todos sabidos que, mucha gente pasa hasta una semana o más sin una sola gota de agua y se ven imposibilitados para realizar actividades domésticas

Dijo que para resolver un problema primero es reconocerlo pero no justificándose que no ha llovido o que las presas se están secando, lo cual es verdad pero en el caso de Victoria lo que detonó la crisis y profundizó la escasez ha sido la falta de inversión e ignorar uno de los principales motivos por los cuales el agua no alcanza: las múltiples fugas y el desperdicio diario del líquido.

Eso aunado a la incapacidad de planear un eficiente programa de tandeo ha sido el principal factor por el cual diariamente en colonias no les llega ni una gota pero si abultados recibos; en otras palabras, la escasez de agua tiene mucho más que ver con la mala administración del recurso que por la propia sequía.

Ubaldo Martínez recordó que por mucho tiempo la oferta del agua no era problema, había de sobra, pero a medida que la población fue creciendo la demanda empezó a superar la oferta.

Por ello señaló que urge que el gobierno municipal se preocupe por realmente solucionar el problema del desabasto de agua que afecta a los victorenses invirtiendo lo que se tenga que invertir.

Es importante mencionar que, todos los días y en todos los medios de comunicación, cientos y cientos de familias de diversas colonias se quejan de falta de agua no por un día sino hasta semanas mientras que en otras la queja es por el fallido tandeo donde supuestamente y solo como ejemplo, les toca suministrarles por la mañana y resulta que les llega hasta en la noche y solo por un rato.

Sin embargo el responsable de esa debacle y mitómano por excelencia, recorre, como candidato, ahora sí, algunos sectores de la ciudad donde se asegure no le reclamen por la ausencia del vital líquido, pero, sin vergüenza alguna, está pidiendo el voto, mintiendo otra vez y adjudicándose la gestión de, hasta hoy, un ficticio acueducto, para el cual todavía no se destina ni un solo peso para su construcción.