Por José Gregorio Aguilar

Debido a la  inflación y los altos precios de muchos alimentos, la gran mayoría de los adultos mayores no pueden adquirir los productos de la canasta básica.

El dirigente del Movimiento Unificador de Jubilados y Pensionados del IMSS, Samuel Turrubiates Contreras se mostró cauto al opinar sobre el  paquete contra la inflación y la carestía presentado por el gobierno federal para frenar los precios.

Citó como ejemplo el precio del kilo de aguacate, el cual llegó a los 140 pesos, cuando, el día anterior costaba 100 pesos, un precio de por sí ya elevado; entonces no se explica cómo podría dicho plan hacer que los precios se mantengan sin ajustes, pero sobre todo, que regresen a la normalidad.

“Imagínese usted, muchos tenemos una pensión de 3 mil pesos, ya no vamos a poder comprar aguacate, que es un alimento básico, saludable pero que ya está fuera de nuestro alcance”.

En tono de broma pero también en serio, comentó que ahora los adultos mayores van a tener que comer menos; de hacer tres comidas ahora solo harán dos, puntualizó.

“Pues es lo que vemos, que ahora vamos a tener que comer menos, si hacíamos tres comidas ahora vamos a hacer dos”.

Recordó que desde hace más de un año empezaron a notar que los productos de la canasta básica han estado incrementándose; algunos casos como el tomate, el aguacate o el limón, han alcanzado precios que están fuera del alcance de los que menos tienen.

Porque si el paquete contra la inflación realmente no beneficia a las familias más pobres pues simplemente no sirve de nada.