WASHINGTON.-Estados Unidos efectuará cambios en su política migratoria. Entre los primeros pasos figuran medidas de defensa fronteriza. Los defensores de derechos humanos piden proteger a los niños.

Las organizaciones internacionales han criticado las múltiples detenciones que E.U. realiza a estos niños y cuya cifra asciende a 52 mil desde octubre del año pasado.

Barack Obama asegura que serán deportados la mayoría de los menores inmigrantes que cruzan la frontera sin acompañantes. Anteriormente Obama había pedido al Congreso un presupuesto de 2 mil millones de dólares para combatir este problema humanitario.

El defensor de derechos humanos Enrique Morones advierte que muchos menores podrían encontrar la muerte segura al regresar a sus países.

Según explica el defensor de la niñez, «están escapando de la violencia a las pandillas, de la demanda de drogas de los americanos y si regresan es posible que los maten».

«Es muy importante que las autoridades norteamericanas en general les den la bienvenida a los niños, los traten de entregar a un familiar aquí en EE.UU. y si no encuentran un familiar, tenerlos en un lugar seguro. No son criminales, son niños. Hay que amarlos, cuidarlos y protegerlos en todo lo que podamos», agregó Morones.

ejb