A Cruz Azul se le ha hecho una costumbre tener listos a sus refuerzos fuera de tiempo. En los últimos 10 torneos sólo en una ocasión sus nuevos jugadores estuvieron listos para el arranque del certamen.

Fue en el Apertura 2018 cuando la dirección celeste estaba a cargo de Ricardo Peláez, quien fichó a 10 jugadores y todos estuvieron listos para la primera jornada. Desde entonces, ningún directivo ha podido igualar la cantidad de refuerzos y para colmo de males además de integrarse tarde, la mayoría de sus jugadores solo han tenido un paso fugaz en La Noria.

Y es que el Clausura 2023 no fue la excepción, pues los argentinos Ramiro Carrera y Augusto Lotti  ambos procedentes del Atlético Tucumán llegaron a titmpo a La Maqruina e incluso realizaron la pretemporada en la Riviera Maya y tuvieron participación en los partidos de preparación. Sin embargo, en el marco de la Jornada 1, Cruz Azul no contaba con el transfer para poder usar a dichos elementos.

La última vez que La Máquina estuvo cerca de igualar los fichajes que realizó Peláez fue en el Clausura 2022 cuando llegaron ocho elementos; Erik Lira, Christian Tabó, Carlos Rodríguez, Uriel Antuna, Alejandro Mayorga, Iván Morales Luis Abram y Ángel Romero de los cuales, estos dos últimos extranjeros ya no entraron en planes de la cúpula celeste.

Luego de la gestión de Ricardo Peláez y debido a llegada impuntual de los refuerzos, la mayoría de los jugadores han debutado casi con más de medio torneo en juego. Tal y como ocurrió en el Apertura 2022 cuando Michael Estrada debutó hasta la Jornada 10.En lo que fue la primera etapa de Jaime Ordiales al frente del cuadro celeste, en el Apertura 2020, Joaquín Martínez e Ignacio Rivero quienes aún se conservan en el equipo estuvieron listos para debutar; mientras que un torneo después arribaron Luis Romo, Sebastián Jurado y Pablo Ceppelini y estuvieron listos para la primera fecha. Lucas Passerini, Álex Castro y Jonathan Borja quedaron disponibles hasta la Jornada 4 y 6, respectivamente.