La vitamina E en el cuerpo actúa como un antioxidante, el cual ayuda a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres, que son compuestos que se forman cuando el organismo convierte los alimentos que se consumen en energía.

Este es un nutriente liposoluble que está presente en muchos alimentos y que se encuentra en cada célula del cuerpo.

Esta vitamina ayuda a que los nervios y músculos trabajen de la mejor manera; además, previene coágulos sanguíneos y refuerza el sistema inmunitario, para que pueda combatir infecciones por gérmenes.

Las personas que tienen poca o demasiada vitamina E en su cuerpo, pueden presentar serios problemas de salud.

Según el National Institutes of Health, la mayoría de las personas obtienen la cantidad adecuada de vitamina E de los alimentos, al igual que de los aceites vegetales, nueces, semillas, aguacates y verduras de hoja verde.

Los niveles altos de esta vitamina se presentan por tomar demasiados suplementos, en cambio los niveles bajos son causados por afecciones digestivas, incluyendo trastornos de malabsorción que hacen que el cuerpo tenga dificultad para digerir las grasas.

Cuando hay deficiencia

Cuando una persona presenta deficiencia de vitamina E, por lo general se presentan daño en los nervios y músculos, los cuales se presentan con:

Problemas para caminar

Inconvenientes para controlar los movimientos del cuerpo

Debilidad en los músculos

Pérdida de sensación en los brazos y en las piernas

Problemas de la visión

La deficiencia de vitamina E es muy poco común en personas sanas, pero cuando se presenta puede ser causada por afecciones que previenen que el cuerpo absorba la vitamina E adecuadamente, como: la enfermedad de Crohn, enfermedad del hígado, fibrosis quística, la enfermedad celíaca, pancreatitis, si como ciertos trastornos genéticos.

Tenga en cuenta que el consumir una dieta baja en grasas también puede provocar una deficiencia de la vitamina E.

Exceso de vitamina E

En cambio cuando hay demasiada vitamina E, los síntomas que se presentan son fatiga, diarrea o nauseas. Y aunque el exceso también puede ser poco común, el que haya demasiada puede incrementar el riesgo de sangrado, incluyendo el del cerebro, al que se le conoce como accidente cerebrovascular hemorrágico.

Una prueba de vitamina E

Se utiliza normalmente para averiguar si la persona está absorbiendo suficiente vitamina E. También se hace necesaria para averiguar si se tiene demasiada vitamina, sobre todo si ha presentado alguno de los síntomas.

Los especialistas indican además que se deben revisar los niveles de vitamina E en los bebés que nacen prematuros, es decir antes de las 37 semanas de embarazo, ya que con frecuencia estos no tienen vitamina E y pueden desarrollar problemas serios de salud si no se llegan a tratar.

Efectos de la vitamina E en la salud

El portal Medline Plus menciona que algunas personas consideran que los suplementos de vitamina E pueden ayudarlos a prevenir ciertas enfermedades como la enfermedad cardiaca, el cáncer y los trastornos oculares.

Pero según la ciencia no existe ninguna evidencia sólida que demuestre que la vitamina E puede llegar a tener un efecto sobre las enfermedades del corazón, el cáncer, las enfermedades de la vista o aquellas del funcionamiento mental.

Lo que sí se ha podido establecer mediante los estudios, es que consumir suplementos de vitamina E pueden afectar las funciones que realizan ciertos medicamentos, incluyendo los anticoagulantes y aquellos medicamentos que se utilizan contra el cáncer.

Además la ingesta de esta vitamina también puede afectar la habilidad que tiene el cuerpo para utilizar otro tipo de vitaminas.

Por ello, la recomendación es que antes de tomar cualquier suplemento dietético, lo indicado es consultar con un profesional de la salud para averiguar si estos pueden ser seguros para salud.