En el experimento, investigadores de la Universidad de Fudan, en la ciudad oriental de Shanghái, cultivaron organoides cerebrales a partir de células madre embrionarias humanas y los congelaron.

Es una asombrosa hazaña científica en el campo de la criogenia. Un grupo de científicos chinos han cultivado conglomerados celulares capaces de desarrollarse y convertirse en diversos tipos de células cerebrales. Tras esto, los sometieron a un proceso de congelación y posterior descongelación.

Los tejidos cerebrales fueron tratados con un método innovador de criopreservación llamado MEDY y que mantiene la estructura y la funcionalidad de las células neuronales. Estos organoides mantenían su crecimiento y funcionalidad iguales a los organoides que no habían sido congelados, incluso después de permanecer criopreservados durante un año y medio.

Es un avance muy importante que abre las puertas a la investigación de trastornos neurológicos y nuevas posibilidades para la criopreservación humana.

El profesor Joao Pedro Magalhaes, de la Universidad de Birmingham, muestra su asombro y califica esta tecnología para prevenir la muerte celular y preservar la funcionalidad neuronal como un «milagro».

En un futuro Magalhaes plantea la hipótesis de que pacientes terminales podrían ser criopreservados a la espera de una cura futura.

Un avance tecnológico en fase de experimento de laboratorio. Pero ha suscitado tanto interés en China que ya hay voluntarios para participar en los ensayos clínicos.

La criogenia puede provocar una profunda transformación. Una línea cada vez más difusa que separa la ciencia ficción y la realidad. Aunque en este punto es donde surgen las preguntas: ¿Se conservarán también la información y la memoria? ¿O despertaremos 40 años después sin recordar quienes somos o… fuimos?

Una nueva técnica está revolucionando el mundo de la medicina al lograr revivir tejido cerebral humano para que recupere su función normal, luego de haberlo congelado durante 18 meses, lo cual podría abrir la puerta a mejores tratamientos contra las condiciones neurológicas.

¿Cómo lograron revivir el tejido cerebral humano que estaba congelado?

El tejido cerebral no sobrevive bien al proceso de criopreservación y descongelación. Este obstáculo ha frenado considerablemente los avances en la investigación médica, dificultando el desarrollo de tratamientos eficaces. Por ello, esta nueva técnica es tan importante para el mundo de la medicina.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad Fudan en Shanghai, China, utilizó células madre embrionarias humanas para cultivar organoides cerebrales autoorganizados. Durante tres semanas, desarrollaron neuronas y sistemas nerviosos.

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista Cell Reports Methods, los investigadores colocaron estos organoides en diversos compuestos químicos, como azúcares y anticongelantes. Sospechaban que estos compuestos podrían ayudar a mantener vivas las células cerebrales durante la congelación y permitir su crecimiento una vez descongeladas.

Después de almacenar los organoides en nitrógeno líquido por al menos 24 horas, el equipo procedió a descongelarlos. Durante las dos semanas siguientes, buscaron si había muerte celular y el crecimiento de neuritas, las «ramas» de las células nerviosas, para determinar la viabilidad y funcionalidad de los organoides tras descongelarlos.

Esta nueva tecnología es capaz de prevenir la muerte celular para preservar la funcionalidad neuronal. La idea a largo plazo es aplicar la criopreservación en pacientes terminales a la espera de una cura como parte de un estudio experimental.