Mantener un peso saludable es muy importante, pues puede presentarse sobrepeso u obesidad. Estas afecciones se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si se tiene sobrepeso u obesidad, existen más riesgos de sufrir ciertos problemas de salud como enfermedades del corazón, ataques al cerebro o accidentes cerebrovasculares, o diabetes tipo 2.
Mantener un peso saludable es muy importante, pues puede presentarse sobrepeso u obesidad. Estas afecciones se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si se tiene sobrepeso u obesidad, existen más riesgos de sufrir ciertos problemas de salud como enfermedades del corazón, ataques al cerebro o accidentes cerebrovasculares, o diabetes tipo 2.
Entre los alimentos que es posible agregar a la dieta bajo supervisión médica se encuentra la avena. Este cereal, según Medline Plus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, ayuda a controlar el apetito al hacer que el organismo se sienta lleno y, por lo tanto, se coma menos entre comidas y se necesitan porciones más pequeñas en el desayuno, almuerzo y cena.

Adicionalmente, si una persona come demasiado y hace poco ejercicio, es posible que la grasa empiece a acumularse en su abdomen. Además, la masa muscular puede disminuir ligeramente con la edad, mientras que la grasa aumenta. “La pérdida de masa muscular también disminuye la velocidad a la que el cuerpo utiliza las calorías, lo que puede hacer más difícil mantener un peso saludable”, precisa la mencionada institución.

La tendencia a aumentar o acumular peso alrededor de la cintura y tener forma de “manzana” en lugar de una “pera”, también podría tener un componente genético, aseguran los expertos.

Para evitar que la grasa en esta parte del cuerpo vaya en aumento, existe un método que se logra, utilizando avena, y es que este es un alimento que ayuda a depurar el organismo y a mejorar la digestión y a saciar el hambre. Brinda nutrientes y energía al cuerpo y mantiene estables las defensas del organismo y controla el nivel de azúcar en la sangre.

De igual manera, fortalece la musculatura del cuerpo e impulsa el colesterol a la baja, sumado a que refuerza la salud cardiovascular y cuida el sistema nervioso.

Así las cosas, de acuerdo con el portal TVN, para ayudar a quemar grasa, mediante el consumo de este alimento, es importante elegir el tipo de avena que se quiere consumir y conocer la dosis recomendada, que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta está entre los 25 y los 30 gramos, que son tres o cuatro cucharadas soperas.

Los expertos recomiendan además consumirla en el desayuno, puesto que el organismo lo metaboliza mejor durante las primeras horas de la mañana.

Entre las opciones están:

Agua de avena: para esto, se debe poner media taza de avena en un litro de agua y mezclar en la batidora hasta que quede completamente líquido. Si se prefiere, se puede colar y lo que se sugiere es consumir uno o dos vasos todas las mañanas y volver a consumirla antes de la hora de almuerzo.

Avena con miel y canela: se tiene que cocinar la avena en agua con canela, para posteriormente agregar la miel y refrigerar por algunos minutos. Se recomienda consumir como primera comida del día, aunque funciona antes del almuerzo.

Avena con frutos rojos: sí se licúa con fresas, arándanos, frambuesas, y moras, entre otros, de esta manera se le da al cuerpo una alta cantidad de fibra y produce saciedad por varias horas. También se recomienda tomar en ayunas.