Entrevista al Ing. Octavio Barrios

Creador de la Chingadera Mix

Egresado de la carrera de ingeniería electrónica del Tecnológico de ciudad Victoria, Tamaulipas, Octavio Barrios nunca imagino que su vida daría una vuelta de 180° y formaría parte del mundo de las sangrías.

Con una sonrisa cálida en el rostro, el Ing. Octavio Barrios comparte con nosotros, en el estudio de Últimas Noticias en Red, el extraño y largo trayecto que cruzó para el nacimiento de la Chingadera mix, una sangría artesanal con sabor cítrico. Producto tamaulipeco completamente natural, que se disfruta en bebidas con (o sin) alcohol y alimentos, especialmente mariscos.

El nacimiento de la Chingadera Mix inicia con el deseo de acompañar el mezcal con una sangría de sabor único, pero su proceso de creación inicia cuando el Ing. Barrios comienza a trabajar en un restaurante para ayudar a un buen amigo. Un día, mientras él se encuentra a cargo de la parrilla, escucha a su amigo y al gerente hablar sobre la idea de crear una sangría propia, así que él inicia una búsqueda de recetas en internet y prepara una sangría. Como era de esperarse, su receta fue rechazada por usar productos ya existentes en el mercado, pero en lugar de desanimarse, él tomo esa experiencia para jugar con los sabores naturales.

Con un nuevo conjunto de sabores naturales entre sus manos, siendo el jugo de limón su base, comienza a compartir su creación con amigos y familiares, quienes empiezan a pedir en cada reunión degustar de su creación culinaria. Fascinados por el sabor diferente del resto de las sangrías,  comienzan a llamar a este producto “Chingadera” nombre que pronto adoptaría oficialmente, ya que sus amigos lo motivaron a comercializarla, compartiendo su descubrimiento con el resto a través de precios accesibles.

Por cosas locas del destino termine con un producto” Expresó el Ing. Octavio Barrios entre risas mientras observaba con calidez genuina una botella de Chingadera Mix Clásica, producto que robo primero su corazón y ahora cautiva con su sabor a la sociedad del estado de Tamaulipas. Sabor que no sólo cautiva lenguas, también levanta a los muertos después de una buena fiesta sin provocar estragos en el cuerpo.

¿Quién hubiera imaginado que un ingeniero terminaría contribuyendo activamente en el mundo de la gastronomía? Ciertamente una carrera profesional no es una limitante para emprender, tampoco una jaula que encierre la creatividad o el deseo de explorar nuevos territorios y salir adelante, ya que esto no traza nuestro destino.