En cuestión de dos días, Trump ha reunido más de tres millones de seguidores, hasta llegar a los 3,6 millones en las últimas horas. Sus números superan con creces los del actual mandatario Joe Biden, que se unió a la plataforma en febrero y por el momento ha conseguido poco más de 350.000 seguidores.

Irónicamente, durante su mandato en la Casa Blanca, Trump intentó bloquear la aplicación de propiedad china en Estados Unidos por considerarla una amenaza para la seguridad nacional, pero la decisión fue anulada por los tribunales. Sin embargo, ha cambiado de opinión acerca de su utilidad ahora que se está preparando para enfrentarse a Biden en las urnas a finales de año.

Trump quiere utilizar todas las herramientas a su alcance para hablar directamente con el pueblo estadounidense de cara a las elecciones del 5 de noviembre, y su portavoz, Steven Cheung, explicó que TikTok representa una oportunidad única de llegar a una audiencia más joven «que consume contenido pro-Trump y anti-Biden».

Básicamente, esa es la misma razón por la que su rival decidió darle una oportunidad a la app en febrero para ponerse en contacto con la parte más joven del electorado, y el antiguo empresario tomo buena nota de la estrategia.