El presidente Andrés Manuel López Obrador desestimó las protestas de los trabajadores en la obra de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, a pesar de que fuerzas federales ingresaron a la construcción para arrojar gas lacrimógeno en contra de los trabajadores.

El presidente López Obrador dijo en la conferencia que las manifestaciones se tratan de “un paro momentáneo, transitorio, porque se están disputando el contrato colectivo”.

Afirmó López Obrador que se buscará que haya un acuerdo y añadió que se trata de una disputa entre líderes sindicales, mientras destacó que los obreros “tienen prestaciones justas”, aunque los inconformes denuncian que tienen jornadas excesivas de trabajo.

El Heraldo de Tabasco destacó este martes, elementos federales que se encontraban resguardando las instalaciones de la refinería de Dos Bocas, en Paraíso, comenzaron a lanzar bombas de gas lacrimógeno contra los trabajadores de la empresa Ica Fluor que mantienen tomadas las instalaciones y que el primer ataque de los federales con gas lacrimógeno ocurrió a las 06:30 horas, donde algunos de los empleados tuvieron que ser trasladados en ambulancias, debido a las heridas ocasionadas.

Unos 5 mil trabajadores de la constructora ICA Fluor que laboran en esta mega obra insignia del presidente López Obrador iniciaron este martes un paro de labores en la obra de la refinería de Dos Bocas, donde exigen que se les paguen horas extras y se obtengan mejores condiciones de trabajo.