Por José Gregorio Aguilar

En el 2001, la presa Vicente Guerrero tuvo su nivel de almacenamiento más bajo en su historia, de 7 por ciento, actualmente con un 23 por ciento de su capacidad, cuenta con 900 millones de metros cúbicos, lo que garantiza el servicio de agua, afirmó Raúl Quiroga Álvarez.

El experto en materia hidráulica opinó que en torno al desabasto de agua que se vive en Victoria, mucho se ha “satanizado” a este vaso lacustre, y aunque es verdad que su nivel de almacenamiento ha ido descendiendo, sobre todo en los últimos 8 años, también es cierto que está muy lejos de ser una crisis brutal como la que se ha hecho creer o como la que sí se vivió en el 2001.

            “Realmente la presa ha venido descendiendo paulatinamente durante los últimos 8 años su nivel de almacenamiento no ha habido un solo año en que haya repuntado su nivel, esto si nos mete en un cierto problema la verdad es que está muy lejos de ser una crisis brutal como por ejemplo la que se vivió en 2001 cuando llegamos a tener la presa en el nivel más bajo histórico llegó a tener un nivel de almacenamiento del 7 por ciento, ahorita deberemos andar por encima del 20  por ciento”.

Pero además, Raúl Quiroga subrayó que poca o mucha, este año le va a entrar agua a la Presa y citó que la entrada mínima histórica ha sido  de alrededor de 400 millones de metros cúbicos, lo que significa que habrá recuperación, aunque no se sabe en qué porcentaje ya que este 2022 puede ser un año seco o puede ser que sea un año en donde hasta se presenten huracanes, eventualidad  que llenaría la Vicente Guerrero.

“Quiero dejar claro que tenemos mucha agua en la presa  para lo que saca Victoria, entonces en la realidad es obvio que este año le va a entrar agua a la presa, la entrada mínima histórica creo anda alrededor de 400 millones de metros cúbicos, la mínima entonces va a ver una recuperación yo lo afirmo,  hasta cuanto, eso no lo sabemos puede ser un año seco o puede ser un año que se nos presente un huracán en la cuenca del rio soto la marina y nos llena la presa, y ya fregamos”.

El entrevistado criticó que haya incluso diputados locales que a veces hacen declaraciones a la ligera, producto de su ignorancia, como aquel legislador que pidió cerrar las compuertas de la Presa para que el agua que se va a la agricultura se vaya para el consumo humano; declaraciones que Quiroga Álvarez calificó como locuras y de gente que no conoce y que no tiene idea de cómo opera una Presa.

“Pero lo que quise dejar claro es que no estemos satanizando la presa porque he escuchado hasta diputados decir ya que la  cierren al riego y que dejen toda esa agua para la ciudad son locuras cosas de gente que no tiene idea, no saben cómo opera una presa”.