Enrique Jonguitud

Ciudad Victoria.- El magisterio de Tamaulipas desconfía de la vacuna china CanSino que se aplicaron en abril pasado, pues se cree que su efectividad es de apenas seis meses, afirmó Rodrigo Tavares, dirigente del Comité Estatal de Maestros Jubilados.

“Ya que se les puso en marzo o abril, ya para agosto o septiembre que se empiece a trabajar, van a estar desprotegidos completamente si no reciben una vacuna más segura”, refirió.

Tavares adelantó que de presentarse la muerte de niños o maestros, será responsabilidad de las autoridades estatales que determinen un retorno a clases presenciales en agosto, aunque no se cumplan con las condiciones óptimas.

“Creemos que sería una irresponsabilidad por parte de la Secretaría de Educación en Tamaulipas el anunciar el regreso a clases sin antes ver la situación que presente la pandemia en agosto”, consideró

Agregó que la tercera ola de Covid-19 pone en riesgo el regreso a las aulas, “los contagios están muy altos porque se está dando en niños y jóvenes”.

Puntualizó “los niños podrán traer un rato el cubrebocas, pero a la hora del recreo se olvidan y se ponen a jugar, a correr y con una sola persona que traiga un contagio va a ser una situación de riesgo para todos”.