Con el paso de los años, el cabello va envejeciendo debido a que los folículos pilosos disminuyen la producción de melanina, dando un aspecto blancuzco a las hebras. Por esta razón, muchas personas optan por tinturar el cabello del color que prefieren. Sin embargo, el uso de estos productos puede ser perjudicial para la salud.

El Instituto Nacional del Cáncer explica que, por lo menos un tercio de las mujeres mayores de 18 años de Estados Unidos, se tinturan el cabello, mientras que 10 % de los hombres lo hace después de los 40.

La entidad menciona que unos cinco mil compuestos son parte de estos tintes que se clasifican en tres:

  1. Tintes permanentes, que son oxidativos y están compuestos de aminas aromáticas, es decir, sustancias químicas posiblemente dañinas.
  2. Los tintes semipermanentes no son oxidativos.
  3. Los tintes temporales no son oxidativos.

Los alergenos de los tintes

La dermatitis de contacto es una afección de la piel que consiste en la reacción que tiene tras la interacción con sustancias químicas que podrían ser dañinas como las tinturas para el cabello. Es entonces que su aplicación es un factor potencial para el desarrollo de una alergia, y por ende, de este tipo de dermatitis.

El estudio “P-fenilendiamina y otros alérgenos en productos de tinte para el cabello en los Estados Unidos: un estudio de exposición del consumidor”, liderado por Dathan Hamann y Kerem Yazar, entre otros, concluye que aparte del p-fenilendiamina se encontraron otras sustancias dañinas como el resorcinol y el m-aminofenol, compuestos de los tintes permanentes que producen severas alergias anunciando el posible desarrollo de cáncer.

El cáncer y el tinte

Como se mencionó, los tintes permanentes están compuestos por aminas aromáticas, sustancias que fueron probadas en animales que desarrollaron cáncer, por lo que según el Instituto, los fabricantes en su momento consideraron cambiar muchos de sus compuestos para reducir el riesgo.

Pero no solo quienes usan directamente estos productos para el cabello se ven afectados, las personas que los aplican también, así lo confirma este artículo “Cáncer de vejiga entre peluqueros: un metanálisis” de Melanie Harling y Anja Schablón que asegura que los estudios epidemiológicos señalan que los peluqueros al verse expuestos a estos químicos pueden desarrollar el riesgo de padecer cáncer de vejiga.

Es importante mencionar que la entidad puntualiza que todavía no se tiene certeza de los perjuicios de nuevos compuestos en los tintes en el organismo. Asimismo, algunas otras investigaciones lo relacionan con leucemia y otros problemas de salud.

Es entonces que la institución señala que el Grupo de Trabajo de la IARC (Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer) aún no clasificó estos productos para el cabello ni su accionar cancerígeno en los seres humanos.

El cáncer

La Organización Mundial para la Salud (OMS) informa que “el cáncer es la principal causa de muerte en el mundo: en 2020 se atribuyeron a esta enfermedad casi 10 millones de defunciones, es decir, casi una de cada seis de las que se registran”.

Los hábitos que se relacionan con su desarrollo son la alimentación de baja calidad, el consumo de cigarrillos, bebidas alcohólicas y la poca actividad física. Sin embargo, no quiere decir que sean los únicos factores que inciden en ello, ya que la genética y otras enfermedades subyacentes pueden influir en su aparición.

Por esto, evitar el consumo de grasas trans y saturadas, de tabaco, de alcohol, entre otros, reduce el riesgo de desarrollar cáncer, siendo el de mama, próstata, colon, pulmón y recto los más comunes alrededor del mundo.

La OMS da una luz de esperanza cuando estas enfermedades se detectan a tiempo y se les brinda un debido tratamiento.