Hace unos días, una joven identificada como Carolina Lerma denunció en redes un supuesto abuso sexual por parte de Adrián Marcelo.

Tras esta situación, lo único que había opinado el regiomontano fue postear un meme en su Twitter que decía, “Aquí vamos de nuevo”, refiriéndose a las críticas que recibió.

Adrián estuvo de invitado en el podcast Conversaciones de Fernando Suarezserna, y ahí habló, aunque poco, del tema.

“En su momento platicaremos, sobre lo que hay que platicar”, dijo y añadió que cuando sea debido lo dirá todo en el mismo espacio.

Adrián manifestó que no desea charlar sobre tal polémica hasta que las instancias legales se lo permitan.

“Sobre todo confiando en primero en la parte legal, donde todo se acomoda, esta no es una polémica que haya escogido y normalmente las gestiono de otra manera, twitteando o abrazándolas, pero esto no es algo que yo haya empezado este fuego y prefiero estar ahorita ajeno a ese pedo”, expresó.

Carolina compartió en Instagram en varias publicaciones la manera en la que aparentemente el conductor, de quien dice fue su pareja sentimental, habría abusado de ella.

“Me he sentido culpable, quiero alzar mi voz por las mujeres que han vivido lo mismo y fueron silenciadas, detener a mis agresores a no repetir este mismo comportamiento con alguien más, miedo de hablar por estar en el ojo del huracán y miedo por las consecuencias de hablar para mi”.

Según Carolina, los supuestos abusos de Adrián Marcelo habrían ocurrido en febrero del año pasado.

“Fui víctima de acoso/abuso sexual, en más de una ocasión. Mis agresores son Adrián Marcelo en febrero de 2022 y Miguel Ángel en marzo de 2019. Ambos casos han sido en distintos contextos, el primero con abuso de poder y el segundo con abuso de confianza, pero al final del día ambos me han afectado en diferentes aspectos de mi vida. Ha sido difícil sobrellevar este daño emocional y psicológico, solo busco dejar de cargar con las acciones de otras personas”, se lee.

En cuanto a Adrián, Carolina revela que quería hablar con él de cómo se sentía, entonces la citó en un departamento, pero ella optó por verse en el auto de Marcelo.

“Estando en su auto y yo expresándome acerca de todo lo que habíamos vivido y cómo me hizo sentir con su mal trato hacia mí, él comenzó a mostrar sus genitales sin consentimiento y empezó a masturbarse, me forzó la cara para besarme y me pidió tener relaciones sexuales con él a lo que me negué.

“Me hizo sentir mal porque realmente no me estaba escuchando y me hizo sentir como un objeto al cometer esos actos. Me dijo que él era así de cínico, siguió expresándose de mi persona de manera denigrante, haciéndome sentir culpa y vergüenza por no acceder a tener relaciones sexuales con él e incluso mencionó de forma disgustada que yo siempre lo dejaba con las ganas como si yo tuviera la culpa al no querer hacerlo”.