Sin importarles su trabajo como diputados locales, que es hacer leyes en favor de los Tamaulipecos, esta maldita legislatura 65, se ha pasado por el “arco del triunfo” la Ley Interna del Congreso del Estado, ya que la mesa directiva y la Junta de Gobierno, han cancelado con esta de hoy jueves 6 de junio, al menos tres sesiones ordinarias, los motivos se desconocen.

Si esto es lo que hacen que no tienen esa mayoría calificada, los diputados de Morena, que no van hacer a partir del primero de octubre de este año, donde según los datos que arrojó la elección de este dos de junio es que ganaron 20 distritos de los 22, se dice inclusive que habrán de estar sub-representados en ese poder legislativo.

El cancelar sesiones, no tiene nombre, sino es una vergüenza legislativa y más porque habrán de llegar, si algunos nuevos diputados locales de ese partido color “sangre”, además algunos siete de los que están ahorita, ya que se reeligieron; es decir una parte de la pandilla “salvatrucha, como uno que se ha dedicado a payasear en el interior del poder legislativo, me refiero al tal por cual de Eliphaleth Gómez Lozano.

Los demás son, Magaly Deandar, Humberto Prieto, Marco Antonio Gallegos, Gabriela Regalado, Isidro Vargas Fernández, Úrsula Salazar y me puede faltar alguno en esa lista. Lo que sí y me atrevo a decir que la próxima legislatura 66, será también de dimes y diretes, pero con una mayoría absoluta de Morena.

Por lo tanto, esta falta de respeto de cancelar sesiones ordinarias, sin motivar y fundar el ¿porque? No sólo es para los diputados locales de la bancada de Morena, sino para los demás legisladores que no son de su color como Acción Nacional, del PRI, sin partido y del propio Movimiento Ciudadano.

Insisto que al interior de este poder legislativo hay una Ley interna, pero es urgente que se haga un “reglamento” interno, con la finalidad de castigar estas anomalías de cancelar a producto de gallina las sesiones ordinarias que se indican en una sesión; es decir al término de ellas y ahí se cita por parte del titular de la mesa directiva el día y la hora y que son una vez a la semana.

Esto es también, un vale-madrismo de quienes controlan el actual Congreso del Estado, porque también es una falta de respeto para los tamaulipecos, quienes al final, son los que pagan no solo los patos ratos, sino salarios de estos diputados locales de Morena, que hoy les ha dado de cancelar sesiones ordinarias.

Otra de las fechorías que hacen también a diario es retrasar las sesiones, porque también el payaso del Congreso, Gómez Lozano, pero tiene el mote de “Elifa” cita para una hora e inician la sesiones hasta cuatro después, además, comienzan a la primera de cambio, un receso legislativo por equis cosa que sucede en interior de la sesión.

Todo eso y otras cosas son “denigrantes” debido a que el Congreso en esta legislatura ha sido un circo, maroma y teatro, además me atrevo a decir que a partir del primero de octubre de este año seguirá igual o peor con la 66 legislatura, ya que Morena, tendrá el sartén por el mango y sino para el baile vamos.

Lo que sí es que la fracción de Morena, será una pandilla “salvatrucha” más grande que la que tendrá Acción Nacional, debido a que quedará reducida a cenizas y esto, se los cantarán en su cara, comenzado con Magaly Deandar, porque tendrá enfrente al hermano del “emperadorcito” Cabeza de Vaca; es decir a Ismael, ya que llegará en la segunda posición de las lista de plurinominales de ese partido azul.

Eso es harina de otro costal, Lo que no tiene “madres” es cancelar las sesiones, como si el Congreso con reformas y adiciones, se consolida como productivo. Como fue con la creación de la dirección de Tránsito Estatal, quienes ya andan “sangrado” al pueblo con operativos, una iniciativa, saben de quien del payaso del Congreso.

De esas y otras cosas peores, veremos en la siguiente legislatura.

Por ahora ¿Y las sesiones del Congreso? Bien gracias.

Por hoy es todo.

HASTA LA PRÓXIMA.

Correo Electrónico.

[email protected]