Luego del asesinato del doctor, Rodolfo Torre Cantú a unos días de la elección, si aquí en Tamaulipas y que era gobernado el Estado por el PRI, de ya sabes quién. Hoy en este gobierno de cuarta, gobernador por el color “sangre” que es Morena, también hay asesinatos y ataques a políticos a días de una jornada electoral.

Sin embargo y me atrevo a decir que estos dos casos más recientes de los miembros de campaña del candidato a la presidencia del municipio de Jiménez, como del asesinato de un joven en el municipio de Padilla y que era miembro de la campaña del candidato, también a la presidencia de ese Ayuntamiento local, las autoridades, habrán de expresar que son hechos aislados o demasiado aislados.

Este fue el común denominador del asesinato del candidato a la reelección del Mante, Noé Ramos, así salieron a decir las autoridades en el Estado, cuando Tamaulipas está en “sangre”, pero serán hechos “aislados”. Qué vergüenza, sí señor.

Con estos últimos hechos, Tamaulipas se pone al rojo vivo en materia de “inseguridad”, porque si van a calificar como “hechos aislados”,  tanto el asesinato, como atentado, sería más que imperdonable, lo que sí es que es que se pone en tela de duda, la seguridad que se brinda por parte del Estado, como del gobierno federal, no sólo por los comicios electorales, sino para la población en general.

Con estos hechos dados en plena campaña política, Tamaulipas, como otras entidades del país, se pone en el ojo del huracán, luego de que este tipo de hechos, son más que vergonzosos, cuando a un gobierno como el de Tamaulipas, se ve “tibio” para combatir la inseguridad, ya no se diga del gobierno federal, que tiene al país, en el más allá del “despeñadero” en materia de seguridad.

Es evidente que hay una descomposición en todos los sentidos y niveles, pero en inseguridad política es más que grave, debido a que han asesinados a candidatos y atentados contra militantes de los mismos y esto es más que grave, por lo que los partidos políticos, con sus representantes populares en las cámaras legislativas, nacionales y estatales, deben de actuar y hacer algo, como legisladores, porque el callar, es otorgar y permitir que suceda esto en México.

Por lo pronto, no he visto un comunicado de la secretaría de seguridad pública, como de la fiscalía general de justicia, muchos menos de la secretaría general del gobierno, esto es “increíble”, por no decir que hay una “indolencia” de estás autoridades por atender el asunto de la seguridad en favor no solo de los políticos, sino de los habitantes en el Estado.

Mientras tanto, Tamaulipas está en sangre, pero serán hechos aislados. Esto, lo escribo porque así las autoridades calificaron un asesinato de un candidato en el municipio del Mante, es por demás vergonzoso que lo hayan expresado de esa manera.

Veremos cómo terminan las campañas, luego de que se habla que habrá una cantidad de elementos de la guardia estatal y federal vigilando este 2 de junio la jornada electoral en el Estado, además, se habrá de militarizar la entidad, porque ese día, habrá miles de elementos circulando las vías de comunicación municipales, estatales y federales.

Esperemos que se atiendan estos casos y no queden “impunes” estos asesinatos y atentados en el Estado, porque de por sí se enrarece el ambiente político-electoral en Tamaulipas, pues que se vea que hay mano dura en la entidad y no “tibiezas” como se ha visto en este gobierno de cuarta en Tamaulipas.

Por hoy es todo.

HASTA LA PRÓXIMA.

Correo Electrónico.

[email protected].