Mucho le debe el pueblo de Tamaulipas al Ejército México, sobre todo de tres años a la fecha, tiempo que nos quedamos sin elementos de seguridad pública municipal o se hicieron insuficientes en los 43 municipios del Estado por los problemas con la delincuencia.

De no ser por la participación de alrededor de 3 mil elementos que patrullan las calles, de todas las ciudades y poblados de la Entidad, esto sería un caos, la inseguridad sería todavía más marcada, e incluso podría decirse que seríamos una tierra sin ley.

En las filas del Ejército se pueden contar muchas bajas, infinidad de heridos, y sin embargo ahí están en las calles, con el valor que les caracteriza, con el ánimo de defender la patria hasta alcanzar la victoria o perder la vida, saben que les necesitamos y siguen solidarios, en una chamba que no les toca, que jamás debieron empezar pero hay que reconocer que no hubo otra opción.

Hay excesos, si, desde luego que los han cometido, también han realizado una lucha que la más de las veces se parece a la ruleta rusa por aquello de que juegan con la vida de algunas personas a la suerte, “a ver con que se topan o quien los ataca para responder”.

Igualmente hay quejas de una parte de la sociedad que ha sido abusada en sus derechos, a quienes les han arrebatado la tranquilidad por confusión o simplemente porque andaban en busca de venganza.

Y sin embargo hasta hoy no se ve mala fe, son un grupo de personas que actúan a sabiendas de que luchan por sus vidas, que trabajan de acuerdo a los riesgos que corren, que ejecutan órdenes, y en el mayor de los casos le han cumplido al país y a Tamaulipas.

Daños colaterales les llamó Felipe, “El Asesino”, Calderón, aunque más bien hay que decir que son inocentes que perdieron la vida por los excesos y la incapacidad de unos y otros, muertes que no debieron ocurrir.

Colocar el accionar del Ejército, de nuestro glorioso Ejército Mexicano, en la balanza nos da como resultado más acciones positivas que negativas, hoy, incluso, no sabemos cómo le habría ido a Tamaulipas sin su solidaria participación.

Tiene razón, trabajan, es su objetivo, además el gobierno de Tamaulipas les hace un pago adicional por estar en nuestras calles, pero crea que siempre será poco dinero por el servicio que prestan.

Todo esto viene a colación porque ayer el Congreso de Tamaulipas que lidera Carlos Solís Gómez recibió al General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional para que fuera testigo de la colocación en letras doradas en el recinto del nombre de nuestro glorioso ejército por sus 100 años de gloria.

En el evento estuvo el gobernador Egidio Torre Cantú que posteriormente comió con el Secretario en Casa de Gobierno donde reconoció la solidaridad del Ejército con Tamaulipas.

Antes, en el Congreso del Estado hizo una breve semblanza del instituto armado, aunque leer entre líneas el mensaje quizá sea más trascedente de lo que parece.

“Hace 100 años, nuestro país se encontraba enfrentado y dividido, México transitaba por una etapa compleja caracterizada por los conflictos, por las rupturas.

En ese tiempo, restaurar el orden, garantizar la seguridad y la paz, eran imperativos necesarios e inaplazables para la viabilidad de la República…

“Han sido años de caminar hombro a hombro con la sociedad, con paso firme y decidido para seguir labrando la grandeza de México.

“Hoy, los mexicanos contamos con un Ejército leal a la nación, fiel a sus principios, día con día y de manera ejemplar, nuestras fuerzas armadas defienden con patriotismo único, los más altos valores que nos definen como país…

“Los tamaulipecos nos sentimos profundamente orgullosos de nuestras fuerzas armadas. El ejército mexicano ha sido y sigue siendo una institución muy solidaria con Tamaulipas. Juntos, instituto armado, sociedad y gobierno, trabajamos en la construcción del Tamaulipas seguro que todos queremos.

“Juntos, desde mayo del 2011 convenimos trabajar sin descanso, de manera coordinada en favor de la seguridad y la tranquilidad de nuestras familias.

En este tiempo, que nos ha permitido fortalecer nuestras instituciones de seguridad, he tenido la gran oportunidad de conocer y convivir con quienes integran las fuerzas armadas, mexicanos valientes, gente de palabra, comprometidos con la noble tarea que realizan.

Este día, queda grabado para la posteridad su nombre en los muros de este magnífico recinto que es la casa de los tamaulipecos”.

Eso pasa en Tamaulipas, y así se reconoce a nuestras fuerzas armadas, que efectivamente hoy hacen posible la existencia de un Estado como tal y que la situación no habría sido posible sin la participación de una persona que defiende como un buen soldado a Tamaulipas, de Egidio Torre Cantú.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de Facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… [email protected]