Tras culminar el último periodo de sesiones ordinarias de esta 65 legislatura, se va entre enconos, rencores y odios, principalmente entre las fracciones parlamentarias; es decir entre Morena y el PAN, porque desde su llegada al poder hace casi tres años, fue lo que más sobresalió y saben porque, para tener el poder del Congreso de Tamaulipas.

El despido que se dio este pasado domingo 30 de junio, fue frío, debido a que faltaron diputados locales, principalmente de Acción Nacional, uno del PRI que fue, Edgar Melhem Salinas, así como las diputadas de Morena, Cassandra de los Santos Flores y Consuelo Nayeli Lara Monroy, no fueron a despedirse, era la culminación de la sesiones ordinarias oficiales.

Fue una legislatura donde se vio de todo, agresiones verbales al por mayor, principalmente por  los diputados de Morena en contra no sólo de los diputados del PAN, sino en contra del ex gobernador de extracción panista, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, a quien es fecha que lo odian y me atrevo a decir que en la 66 legislatura, se seguirá hablando de él, debido a las reformas constitucionales que es fecha que no pueden “tumbar” por la falta de los 24 votos.

Sí será recordada esta 65 legislatura, no por inmensamente productiva, sino por los verdaderos “sainetes” que se ofrecieron en el interior del poder legislativo y que pasará a la historia como tal, donde una infinidad de veces se tuvo que cancelar las sesiones ordinarias, porque los diputados, sean de Acción Nacional o de Morena, se iban y ya no había quórum legal para seguir con los trabajos del orden del día.

Este y otros menesteres fue el común denominador de esta 65 legislatura de Tamaulipas, donde prevaleció más el “odio” y los “rencores” que verdaderas iniciativas de peso en favor de los tamaulipecos, además esas reformas fueron más bien adiciones a diversas leyes y los mentados “exhortos” que se han catalogado como llamados a “misa”, no de esta legislatura, sino desde la era del PRI y del PAN, respectivamente.

Esto es lo que se habrá de recordar y cuando digo que pueda que sigan los odios y los rencores en la próxima legislatura, porque además se habrán de “burlar” es que de los 16 diputados de Morena que eran, ocho se van a “reelegir”; es decir habrán de integrar la próxima legislatura y vaya que son puras estrellitas como el payaso legislativo y misógino de Eliphaleth Gómez Lozano, Humberto Prieto Herrera, Magaly Deandar Robinsón, Isidro Ruíz Fernández, Gabriela Regalado Fuentes, Marco Antonio Gallegos, Úrsula Salazar Mojica y Armado Zertuche Zuani, serán quienes llevan la batuta de Morena en el Congreso y sino para el baile vamos.

Esta vez, no hubo mariachi, ni tampoco les cantaron las golondrinas a los que se van y no regresan, pero estos ocho puedan que sigan haciendo de las suyas, principalmente con las iniciativas que les dejo Cabeza de Vaca, además, tendrán en esta siguiente legislatura, nada más y nada menos que al hermano del “emperadorcito”; es decir, Ismael García Cabeza de Vaca a quienes los morenistas principalmente de Reynosa lo sueñan.

Lo que sí es que culminan los enconos, los rencores y odios legislativos, debido a que se instaló la Diputación Permanente, la cual será presidida por Humberto Prieto Herrera, llevando como secretarias a Úrsula Salazar Mojica y Liliana Álvarez, como vocales, Juan Vital Román Martínez, Consuelo Lara Monroy, Danya Aguilar Orozco y Carlos Fernández Altamirano, y como suplentes, Gustavo Cárdenas, Isidro Vargas y Alejandra Cárdenas.

Sin embargo, veremos más adelante, debido a que se habrán de llevar en este receso legislativo, sesiones extraordinarias, donde se dictaminarán iniciativas, que en la Diputación Permanente, se avalaron y para ello, en la primera reunión, aprobaron una y que es para conmemorar el Bicentenario del Constituyente Tamaulipeco, la cual será este 7 de julio en el municipio de Padilla en punto de las 18:00 horas. ¿Haber cuántos van?

Por hoy es todo.

HASTA LA PRÓXIMA.

Correo Electrónico.

[email protected]