Recordar el pasado como que estremece,  más aún cuando Ciudad Victoria se vio indirectamente involucrada y azotada por los efectos de un tremendo huracán de fama mundial que intentó cambiarle el rostro a Tamaulipas, pero lo más importante es que otro fenómeno de categoría similar dirige su mirada y se hará sentir en nuestra entidad.

Revisando la bandera del periódico El Sol de Tampico, vaya que sorprende que el Huracán Gilberto azotó en 1988 las costas de Tamaulipas, y en Ciudad Victoria –la capital- sus efectos fueron desastrosos porque provocó que se desprendiera el techo del ayuntamiento local del resto del edificio municipal.

Gilberto alcanzó la categoría 5, por ello puso en alerta a todo Tamaulipas, más aún cuando impactó en nuestras costas, donde el temor se apoderó de los habitantes de esos lugares.

Entrevistado por The Washington Post, José Antonio Lara, editor de dicho medio informativo el 15 de septiembre de 1988, dio cuenta de los pormenores de ese fenómeno natural, del cual por fortuna Tamaulipas salió bien librada.

Aquí lo que llama la atención es que ahora Beryl, tormenta que alcanzó la categoría 5 y bajó a 4, tendrá efectos en Tamaulipas, por lo que seguramente hará a muchos recordar que con un fenómeno como este, no se juega.

Y ya todos se preparan y la Universidad Autónoma de Tamaulipas no se podía quedar atrás, porque convocó a la comunidad estudiantil a la colecta de víveres y otros artículos necesarios para quienes resulten afectados por las lluvias que deje ese fenómeno.

Por iniciativa del rector, Dámaso Anaya Alvarado, los donativos serán recolectados por todas las escuelas, facultades, unidades académicas y administrativas del 2 al 15 de julio, para que se hagan llegar a los afectados el día 16 de este mismo mes.

Lo que pide el rector, es la donación de productos alimenticios no caducados, latas sin golpes, libres de oxidación y artículos de higiene que son muy necesarios en momentos difíciles que nos hace vivir la sabia pero caprichosa naturaleza.

Será en el atrio del Teatro Juárez el 16 de julio que se entregará la recolección a los damnificados.

Y ofrece un número telefónico, que es el 8343181800 extensiones 1931 y 1641, para que aquellos que tienen buen corazón apoyen a nuestros hermanos que viven esta etapa un tanto crítica.

Y no solo es la UAT que sale con todo, porque ya el ayuntamiento de Ciudad Victoria advirtió que se van a aplicar multas conforme a los reglamentos para sancionar a quienes sean sorprendidos tirando basura que obstruye los drenes y que provoca inundaciones en esta temporada de lluvias.

Y fue el Secretario de Servicios Públicos Primarios del ayuntamiento local, Marco Cantú, quien se refirió a esa sanción económica por arrojar colchones, inodoros, camas y refrigeradores que ocasionan el taponamiento de los drenes.

Invita, también, a la ciudadanía a comunicarse al teléfono 072 para que personal del ayuntamiento pase a los domicilios para recoger e ir a depositar la basura al relleno sanitario.

En Nuevo Laredo algo semejante ya se hizo y se sancionó a 68 personas, con lo que se logró recolectar más de 456 mil pesos.

Usted sabe, lo que hace.

 

Correo electrónico: [email protected]