Se va la luz, nunca se sabe a dónde, y ocurren cosas extraordinarias. La oscuridad así sorpresiva llega con su choque de coches. Tengo para mi a un amigo que cuando repentinamente se fue la luz chocó con otro en la bicicleta. Entonces metemos los pies en el charco, «no se ve nada oiga» , ya vi no estoy ciego. Señora, a lo mejor estoy ciego y no me he dado cuenta.

De pronto llega la luz y descubre el desmadre. Adentro había más gente de la que se pensaba, agarraron a Juan con las manos en la masa, y ahí te encargo nos equivocamos de casa, y nos podemos asomar abajo de la cama.

Llega la luz y hay un estruendo de carcajadas. Se va la luz y aparece la luna y si no aparece hay que buscar la luz en el túnel. Puede estar oscuro y mientras respiramos sabemos que es lo único que tenemos.

¿Si nunca volviese la luz a nuestras vidas, para qué servirían las cosas? No lo he pensado, qué va a saber uno, puede ser hasta chido. La noche es un ejemplo de que hay banda a la que le da lo mismo. Son como los vampiros. Y también son los faros de la ciudad.

Hay muchos postes que la llevan y no la devuelven. La luz se aparece con el artificio y naturalidad de una doncella. Es la luz la que pone todo en movimiento. Por un agujero la luz se cuela y adentro del cuarto es un rayo que pasa volando en su estela. Es un lucero. La luz es un resplandor y la enemiga número uno de la noche oscura.

Sin luz somos torpes en ese otro mundo tenebroso, el de las tinieblas. La luz tiene muchos nombres y la oscuridad también. Compiten y comparten. Nosotros a la vez somos luz y sombra, llantos y risas que se conjugan.

Sin luz nadie sería capaz de darle a un balón en el aire y menos con la zurda, quien sabe. Qué absurdo, tampoco nadie lo observaría. La luz se ocupa de que se realice un evento, de que salga las hormigas coloradas entre el monte.

El ser humano ha tenido que convivir en ambos ambientes, en el sol y a la sombra, en la fas del planeta a la que no le da la luz del sol y en el llano del mediodía y la vitamina «D».

Y sin embargo somos fans de la luz del día y ya queremos que amanezca y amanece. La luz sabe que hay que invadir esta parte del planeta, hacernos correr, hacernos gastar una lana en el recibo de la CFE. Por lo demás la luz es benévola por donde queramos verla.

Tan existe la luz que hay personas que brillan con luz propia. Y así andan por la calle y se echan una gorditas y en la noche antes de dormir apagan la luz del cuarto y uno todavía las mira. No se puede apagar la luz del cuerpo.

Sin luz nadie luciría a la moda ni siquiera pudiésemos vernos al espejo. Habría cosas perdidas por años al alcance de la mano y en la medida de lo posible se podría prohibir quedarse dormido dondequiera. La luz fija la hora y la consume. Caminamos por la banqueta y sin luz nuestros pasos van al voladero, dos más y podrías estar en el suelo. Has como que miras pero no te pegues en el dedo chiquito del pie izquierdo.

Un día pasaron por el barrio con unos cables y encajaron postes. Ya íbamos a poder ver la tele y los comerciales y el chavo del ocho, luego del discurso del funcionario que la inauguró en medio de un aguacero bajo un árbol. Un tiempo andaríamos contentos hasta que llegó el recibo.

En luz verde pasamos el semáforo en automático y cuando pasamos vemos el rostro triste de los que están en rojo. Nos creemos mucho. Todavía encima de las casas vemos la luna llena. Vamos viendo las luces claras de los aparadores, los pequeños focos que iluminan en exclusiva el verano de ofertas.

TENGO OTROS DATOS

INICIA VEDA DE CAMARÓN

Inicia veda temporal de camarón en los sistemas lagunarios estuarinos ubicados desde la frontera con Estados Unidos, en Tamaulipas, hasta la desembocadura del Río Coatzacoalcos, en Veracruz.

CONCLUYEN CAMPAÑAS

En asuntos políticos comentar que los emotivos cierres de campaña y otros eventos que se dan en el contexto electoral no avisoran sino una amplia participación ciudadana.

Nunca como ahora los votos habían estado más definidos en la conciencia de los ciudadanos. Esta condición garantiza democracia, garantiza seguridad y confianza.

HASTA LUEGO